sábado, diciembre 31, 2011

BELPHEGOR- Blood magick necromance (2011)

Cuarto disco para Nuclear Blast de los que antaño fueron la encarnación de Satanás sobre la tierra. Mucho más moderados desde entonces y ya completamente acomodados en el lado más convencional del underground, por muy underground que sea, en el 2011 han seguido por esos derroteros y publicaron un álbum más dentro de ese estilo pulido y “domesticado”.

Tampoco es de extrañar que, llegado su noveno disco completo, un grupo haya cambiado tanto, de hecho es casi inevitable y además no debería ser la clave para reconocer su valía o su falta de ella. En otro tiempo BELPHEGOR fueron el paradigma de la depravación y la herejía y su música era el perfecto correlato de esta actitud, y si hoy siguieran haciendo lo mismo serían acusados de repetirse. Pero aunque parezca que lo han evitado a base de evolucionar y reinventarse, en realidad no es así: depuraron su estilo y lo hicieron más accesible pero también lo volvieron más simplón, y al mismo tiempo han querido mantener sus signos de identidad anteriores.

El resultado es una obra tremendamente profesional, con una producción clara y moderna y una notable sabiduría en las composiciones (como se ve en la alternancia de temas rápidos y lentos, la estructura de estos, los distintos ambientes, los arreglos, la inclusión de arpegios limpios, etc.), es decir, lo mismo que se puede decir de sus últimos cuatro discos. Pero por el camino se han dejado gran parte de su espontaneidad, y todo aquí tiene un aire de efectismo y premeditación que cuesta quitarse de encima.

Hay buenos riffs, un par de temas destacados (en mi opinión “In blood - Devour this sanctity“ y “Discipline through punishment“) y algunas frases memorables, todo esto es innegable. Pero, como decía, el resto del álbum procede más de la sabiduría acumulada a lo largo de los años, del entrenamiento del oficio, que de su impulso como creadores. Les falta ímpetu, o credibilidad, o ambas cosas, por mucha calidad que hayan logrado y por muy elaborado que esté el producto final. Es lo malo de la fabricación en serie, la cual parece ser el estigma con que tienen que cargar los grupos que se integran en sellos “grandes”. El acabado de sus obras es intachable, pero hay patrones establecidos que seguir y al final el talento y el ingenio cuentan menos.

Si además el grupo de turno recurre descaradamente a guiños del pasado para intentar dar el pego, entonces la cosa es aún peor. Aquí tales trucos serían la temática de dominación sexual mezclada con lo religioso, los elementos melódicos que a veces les acercan casi al Death melódico, el uso de tres palabras en el título, los abusivos blasts o el recuperar las imágenes supuestamente turbadoras, incluida la evocación de la portada de “Bondage goat zombie” (al igual que la de “Walpurgis rites” recordaba a la de “Pestapokalypse VI” y se alineaba con su estilo frente al de estas otras dos, haciendo que la alternancia parezca cualquier cosa menos casual). En definitiva, bien hecho pero predecible y sobre todo poco excitante.

(Originalmente publicado en Xtreemmusic.com)

viernes, diciembre 30, 2011

LAZARUS A.D.- Black rivers flow (2011)

Este es el disco que podrían haber grabado EXODUS en los últimos años si hubieran tenido la energía necesaria. En lugar de eso han caído en una espiral de indolencia y de autobombo que les ha llevado a componer temas larguísimos -y a menudo aburridísimos-, aparentemente convencidos de que dar muchas notas y enlazar millones de riffs insustanciales impresiona a alguien a estas alturas. Pero bueno, esa es otra cuestión… La traigo a colación porque el parecido entre este segundo álbum de LAZARUS A.D. y el de sus ilustres compatriotas es muy grande a nivel estilístico, tanto en las guitarras como en los ritmos o, de manera especial, en la voz, y se hace inevitable comparar… Aunque esta vez es el aspirante el que sale ganando.

Esto es Thrash del nuevo milenio, con enormes dosis de frescura y dinamismo pero sin perder ni una pizca de agresividad. Son potentes y se mueven a sus anchas en terrenos Groove y medios tempos, pero a la vez incitan a sacudir la cabeza al ritmo de sus riffs de toda la vida. Como parte de su sello de identidad y como aportación al género cuentan con unos estribillos fácilmente recordables, muy directos, ideales para corear y de vez en cuando hasta melódicos (como en el tema-título, entre otros varios sobre todo en la parte central del álbum). Lo bueno es que no resultan chocantes ni parecen un pegote, sino que están perfectamente integrados y además le dan el toque de renovación necesario a la música. A veces recuerdan al último y reciente disco de ANTHRAX (aunque éste salió después), o incluso a cosas clásicas de los de Scott Ian. Una muestra más de cómo han sintetizado un buen puñado de influencias dentro de un estilo personal y actualizado.

Quizá la voz sea el capítulo que más podrían haber mejorado, sobre todo en las estrofas, ya que ahí los patrones rítmicos tienden a repetirse a base de usar el mismo ritmo entrecortado y cuesta distinguir unos temas de otros. Tampoco puede decirse que ningún tema en concreto destaque como una maravilla que perdurará siempre, por separado ninguno es deslumbrante, pero el conjunto es muy sólido. Y si a todos los méritos señalados les añadimos una buena labor solista, los arreglos justos, una producción clara y potente y un sonido ni retro ni modernillo, el trabajo está hecho: Thrash con influencias conocidas y hasta prestigiosas, pero alejado de plagios, Metal de antes y a la vez de ahora, una muy buena revisión de lo que ha dado el estilo hasta hoy y la prueba de cómo encontrar su propia continuidad y evolución. Es decir, lo que EXODUS podrían haber hecho -y deberían, como cocreadores del género- pero que, quizá por el peso de los años o la falta de espontaneidad, han cedido en beneficio de estos aventajados aprendices.

(Originalmente publicado en Xtreemmusic.com)

martes, diciembre 27, 2011

NEAR DEATH CONDITION- The disembodied - In spiritual spheres (2011)

Death Metal machacón y percusivo desde Suiza, concretamente el segundo disco tras su debut autoeditado “Delusional perception of reality” y el primero para el sello americano Unique Leader. Lo que presentan es un híbrido con partes de Death clásico, progresivo, sinfónico, técnico y hasta industrial. Algo como MORBID ANGEL cruzados con ORIGIN y BENEATH THE MASSACRE, si es que eso es posible.

En realidad la parte pseudo-industrial se limita al carácter de la batería, especialmente el doble bombo, que resulta machacón a más no poder (y quizá demasiado alto en la mezcla). Los demás ingredientes se reparten según los distintos momentos, aunque hay recursos que usan con cierta insistencia y que al final le quitan individualidad a los temas. En principio cada uno de estos es como una mole titánica, una montaña de granito contra la que sólo cabe estrellarse y hacerse añicos, dada su densidad. Todos tienen riffs estratosféricos, baterías inalcanzables y arreglos a veces impenetrables en los que meten solos, teclados, voces, armonizaciones, disonancias… y todos son admirables, pero al cabo de un rato se echa de menos que cada uno tenga su propia identidad.

Dejando al margen el rasgo de machaconería, el disco está soberbiamente elaborado y tiene un sinfín de detalles a los que atender. Los arreglos son una parte muy lograda, así como los cambios de textura, los planos que superponen una y otra vez y todas las filigranas que van tejiendo las guitarras, así como el fino trabajo de conjuntarlo todo desde el punto de vista rítmico. Pero también hay algo forzado en ese intento por ser más demoledores que nadie, algo que se ejemplifica bien en un título como “From the refusal of God to the negation of humanity” y en el propio comienzo del tema.

El atractivo crece mucho cuando abandonan los blasts y el doble bombo a piñon fijo y usan otros tempos o al menos los combinan entre sí (“Torturing the pretentious” es una buena muestra), en esos ratos la música parece volver a respirar y encuentra espacio para transmitir algo más que un retumbar perpetuo y sin relieves. Claro, que ORIGIN son infinitamente más invariables en este sentido y tienen un enorme prestigio. Es más, estos suizos vienen a ofrecer una versión relajada y más accesible del planteamiento extremo de los citados americanos, así que la cosa no es tan terrible. Y en último término, para gustos hay colores y cada cual que elija.

(Originalmente publicado en Xtreemmusic.com)

viernes, diciembre 23, 2011

GORGASM- Orgy of murder (2011)

No podíamos acabar el año sin comentar uno de los regresos más esperados de la escena Death, el de los americanos GORGASM. Un grupo consagrado al Brutal americano más ortodoxo, en la estela de SUFFOCATION, y que dio un par de excelentes álbumes con la llegada del nuevo siglo. Ahora han vuelto con la presencia de Damian “Tom” Leski  como único miembro original junto a un puñado de nuevos músicos que demuestran saber bien cuál es su papel en el seno del grupo. Pero han pasado los años y estos nuevos GORGASM se han convertido en una víctima de los estereotipos que ellos mismos se encargaron de fijar hace una década.

La producción es magnífica, eso que vaya por delante. El aspecto más monótono es el rítmico, ya que parecen manejar dos tempos básicos -el ultrablast que tan buenos resultados les dio en “Masticate to dominate” y el break de rigor con un ritmo pesado- de los que pocas veces escapan y sobre los cuales acoplan unos riffs que al final dan la sensación de que podrían estar en cualquier otro momento del álbum. Y de rebote esa alternancia de tempos da como resultado unas estructuras en los temas que se repiten más de lo deseable y unos cambios de ritmo que al cabo de un rato se vuelven previsibles. La batería, por su parte, tampoco contribuye a mejorar el conjunto, porque se limita a patrones bastante elementales y tiene escasos momentos de variedad en los que recurra a rellenos o redobles (“Third degree taste” sería uno de ellos).

Es decir, el disco es todo un misil y tiene intensidad y brutalidad por un tubo, pero es más de lo mismo. No ofrece nada aparte de lo que ya hacen cientos de grupos igual de bien o de lo que ya hicieron ellos con aquellos dos álbumes que ayudaron a llevar el género a su culminación. De hecho, su estilo “misilístico” era el mismo que estaban terminando de definir grupos como IMPERIAL SODOMY en Francia o, en una línea más técnica, los de la escuela holandesa de DISAVOWED y PYAMEIA (de quienes GORGASM serían poco después compañeros de sello). Y estaba muy bien entonces, pero hoy día parece un plagio de sí mismos, e incluso hecho con poca fortuna.

Eso sí, los adoradores de la brutalidad sin concesiones pero con sonido pulido y producción clara lo disfrutarán a muerte, porque de todo eso hay en abundancia. Y riffs. Muchos riffs, casi siempre normalitos y poco imaginativos pero muchos, y además en ese estilo cercano a lo técnico pero sin pasarse tal como corresponde al género. Luego aparecen momentos de cierto trabajo instrumental interesante: unos arpegios de bajo en “Exhibit of repugnance” -además de unas breves frases solistas entre atisbos melódicos-, riffs mínimamente armonizados en “Decapitation sodomy” o “Scourge of the christians”, guitarras dobladas en “Cum inside the carcass” o varios temás más… y otros trucos parecidos. Pero se trata de arreglos, no de composición, y en este apartado el disco se queda corto

(Originalmente publicado en Xtreemmusic.com)

miércoles, diciembre 21, 2011

THE ROTTED- Ad nauseam (2011)

Segundo larga-duración de la reencarnación de GOREROTTED, tras el EP “Anarchogram” el año pasado y el debut “Get dead or die trying” en el 2008. Y por fin se puede decir que han encontrado su lugar y que su estilo resulta coherente. Hasta ahora la mezcla de su herencia Death y de sus nuevos planteamientos habían dado una amalgama poco o nada empastada, pero eso ha cambiado: si optan por el Groove lo hacen por fin a conciencia, los elementos Hardcore toman el protagonismo sin complejos y la inmediatez de los temas –estribillos y partes melódicas incluidas- parece más que deliberada, y a la vez muy lograda.

Tampoco abandonan del todo el Death, y sique habiendo pasajes a toda velocidad y furiosos blasts bastante a menudo, quizá más en la primera mitad, con “Just add nauseam”, “Non serviam” o especialmente “Rex oblivione”, aunque también después con “Entering the arena of the unwell”, entre otros varios (si bien en esta segunda mitad lo que más llama la atención es la influencia de los últimos NAPALM DEATH y su Hardcore acelerado, quizá hasta en exceso). Pero todos esos elementos se integran dentro de una propuesta que tiene sentido. Nada parece un pegote, para que quede claro. Luego ya será cuestión de gustos que a cada cual le agrade o no lo que ofrecen, pero se puede decir que han culminado con éxito la transformación que empezaron con su cambio de nomenclatura hace tres años largos.

Y en cuanto a los temas o los arreglos, se les puede reprochar –empezando por lo segundo- quizá un exceso de simpleza. La inmediatez y la efectividad no tienen por qué estar reñidas con un poco de elaboración o con un cierto trabajo de pulido final. Algún solo, por ejemplo (como en “The hammer of witches”), alguna frase de relleno, alguna guitarra doblada… son cosas que no les alejarían de su estilo pero le darían a este una proyección más interesante. A cambio, los temas son de una solidez estructural formidable, cada uno con su identidad y cada uno un magnífico ejemplo de cohesión. Y, por otra parte, aunque los más pegadizos son los primeros, todo el álbum tiene momentos brillantes y partes fáciles de seguir y de recordar (el sencillo estribillo de “House of Bedlam”, la rítmica “Motörbastärds” o la mencionada “The hammer of witches”, ya prácticamente despidiendo el disco).

(Originalmente publicado en Xtreemmusic.com)

lunes, diciembre 19, 2011

PERVERSITY- Ablaze (2011)

Cuarto disco de los eslovacos PERVERSITY, tras un machacón y monótono “Beyond the reach of Heaven” del año 2008 y sendos álbumes un tanto desiguales en el 2003 y 2004. En principio PERVERSITY son un grupo más, que ni inventa nada ni aporta gran cosa, interesante como mucho para su escena local, un grupo correcto como tantos otros. Pero esta vez han logrado un disco con una proyección mayor, una potente colección de temas que, aunque siguen sin inventar ni aportar nada, suenan más compactos y dinámicos que nunca.

Desde el comienzo con la entrada instrumental en “Behind the diabolical” y su riff serpenteante se percibe que las cosas han cambiado. Y así es, la cantidad de pasajes más directos frente a sus anteriores producciones es clara. También lo es la variedad de ritmos, tempos, voces, acentos, matices…, aunque en general orientados al Brutal Death y dejando el papel predominante a los blastbeats. Y han perdido por el camino aquella tendencia que tenían a dejar momentos muertos en medio de los temas, como si se quisieran parar a resolver por dónde seguir.

“Devoted to perdition” muestra su incursión más decidida en el Death lento y arrastrado, prácticamente Doom, ya anticipada en el inmediatamente anterior “Hailing the thieves of souls”, tema en el que la voz muestra su timbre más clásico, poderoso y profundo pero no gutural, y que por momentos incluso recuerda a Ross Dolan. Otros momentos destacables son “The banished”, la final “Blood of Hasture” o la breve instrumental “Vzplanutie”, que aunque cuenta con un único riff es un buen ejemplo del carácter general del álbum

(Originalmente publicado en Xtreemmusic.com)

domingo, diciembre 18, 2011

Nuevo disco de DYING FETUS


Los americanos DYING FETUS han revelado que su próximo disco de estudio se titulará "Reign supreme" ("Throne", "King", "Monarch"... si lo pillara Erik Rutan), rompiendo así con la estructura de sus títulos hasta ahora: "Infatuation with malevolence" (1995), "Purification through violence" (1996), "Killing on adrenaline" (1998), "Destroy the opposition" (2000), "Stop at nothing" (2003), "War of attrition" (2007) y "Descend into depravity" (2009).

El grupo está grabando en los Wrightway Studios de Baltimore con el ya habitual productor Steve Wright (SLIPKNOT, MISERY INDEX). El disco incuirá nueve temas y, según el líder, guitarrista y cantante John Gallagher, será una vuelta a las raíces de DYING FETUS y al estilo de sus comienzos, a diferencia de la orientación más técnica que habían ido adquiriendo sus últimos álbumes, especialmente el reciente "Descend into depravity", y en el apartado lírico seguirán con la revisión de problemas sociales y políticos que tan buenos frutos les ha dado en el pasado.

En los meses de marzo y abril saldrán de gira por Norteamérica en el "Metal Alliance Tour" junto con DEVILDRIVER, THE FACELESS, JOB FOR A COWBOY, 3 INCHES OF BLOOD e IMPENDING DOOM.



martes, diciembre 13, 2011

AMONGST THE DECEIT- Tribulations of man (2011)

A veces es sorprendente lo que un grupo reciente, independiente y sin apenas apoyo ni difusión es capaz de ofrecer. Estos austriacos formados en el 2008 han publicado por cuenta propia su primer y único álbum (con portada de Pär Olofsson, eso sí), y por increíble que parezca suenan frescos, diferentes… a la vez que brutales dentro del registro más convencional del Death, aunque también con un regusto añejo. La clave está en los riffs, por supuesto. Son directos, resultones, pero al mismo tiempo sencillos -o precisamente gracias a esto son lo anterior-, y además tienen una base rítmica nada repetitiva y que fluye con gracia a lo largo de todo el álbum.

Y tanto y tan naturalmente fluye la música que los cambios de ritmo tienen bastante más sentido de lo que es habitual en el género, y sólo ocasionalmente las distintas partes de los temas están encajadas con algo de brusquedad. Hay secciones rápidas, pesadas, blasts a muerte, insinuaciones thrashys o incluso en plan hardcore acelerado, pero todo ello logrando evitar la sensación de collage indescifrable. Por otra parte, ningún tema baja de los cuatro minutos y hay dos que superan respectivamente los seis y los siete minutos de duración, lo que da cuenta de su ambición constructiva y de que no se asustan ante nada.

Rematan la faena con una variada gama vocal, un nivel más que sobrado de técnica, la inclusión de solos efectivos y sobre todo un interesante trabajo de guitarras, cuidando la alternancia de partes rítmicas y de frases melódicas, a veces dobladas. La batería, sin embargo, resulta bastante más elemental, y el bajo no tiene toda la independencia que sería deseable, pero el conjunto se salva gracias a la mencionada labor de las guitarras. Una producción más contundente tampoco le habría venido nada mal, pero aun con todo esto se trata de un disco sorprendente, prometedor y que destaca en medio de un panorama ciertamente saturado.

(Originalmente publicado en Xtreemmusic.com)


domingo, diciembre 11, 2011

FUCK THE FACTS- Misery (EP, 2011)

Nada más publicarse su último larga-duración los inquietos FTF contraatacan con un nuevo EP, cuyo título parece situ)arse en la estela de ese reciente “Die miserable”. No tanto la música, que esta vez se orienta más hacia el Grindcore directo, veloz y rabioso.

Son diecinueve minutos muy bien aprovechados, y en los que la diversidad de elementos que ponen en juego le da al álbum un aire más propio de formatos mayores. Se permiten el lujo de meter dos interludios acústicos –que podría pensarse que sobran o que no aportan nada, y en parte es cierto, pero también son lo que contribuye a crear esa imagen de álbum unitario y con sentido, más allá de ser una colección de retales sobrantes-, y al mismo tiempo se atreven con un largo tema de seis minutos, en un estilo épico que recuerda pasajes del citado LP aunque con un diseño bastante más deslavazado.

El extraño “Unburden” también padece esta misma condición de estar construido “a cachos”, tres en concreto –uno acústico, otro épico y un breve y veloz asalto para acabar-, pero que más o menos encajan cada uno en su rincón particular del disco. Y el resto son temas cañeros sin más complicación, que en su mayoría rondan el minuto de duración. En definitiva, se trata de un más que correcto EP, sobre todo si se entiende como complemento al más elaborado y complejo “Die miserable”.

(Originalmente publicado en Xtreemmusic.com)

miércoles, diciembre 07, 2011

STILLBIRTH- 2011- Endgame is near

Tercer disco ya de una de las bandas más interesantes surgidas últimamente en Alemania. Un grupo que recrea la tradición de múltiples géneros extremos a la vez que  se instala decididamente en la modernidad. Sin experimentos ni vanguardismos, logran crear un híbrido feroz de Death, Grindcore, Slam, Metalcore y flirteos varios con otros cuantos estilos. Es una opción que no tiene que gustar a todo el mundo –desde luego, no a los puristas-, pero que resulta fresca y al mismo tiempo reconocible: no rompe moldes pero los reinventa.

Hecha la aclaración estilística, vemos que el álbum ofrece la cota más depurada de su discografía hasta ahora, su esfuerzo mejor cohesionado. A diferencia del anterior “Plakative aggression” de hace un par de años, aquí hay menos momentos que chirríen o llamen la atención por estrambóticos. Mantienen la yuxtaposición de elementos, e incluso la intensifican, pero esta vez con más sentido y con bastante más suavidad en los cambios. Hay menos giros bruscos (salvo ciertas ocasiones como “Viva la pipe”) y, en consecuencia, evitarán sacar de sus casillas a los escépticos, o al menos no tanto como antes.

Por lo demás sigue la formidable variedad vocal, con sus gruñidos, gorrinillos, chillidos y hasta coros “gangsta”, siguen los ritmos pesados y las partes ultra-slam, y se aprecia una mayor presencia de blasts genuinamente Brutal Death, en temas como “Human parasite” y varios momentos aislados, que después dejan paso, cómo no, a multitud de otras influencias. Y luego está ese pequeño experimento, pero de sorprendente coherencia, llamado “Ride the tsunami”. En estos tiempos que corren, con todo ya inventado o bien teniendo que tragar marcianadas de vanguardia, este álbum ofrece un pasatiempo arriesgado y muy tentador para quien sepa apreciarlo.

(Originalmente publicado en Xtreemmusic.com)


domingo, diciembre 04, 2011

DEFORMED SLUT- Stench of carnage (2011)

Desde Brasil llegan estos DEFORMED SLUT, con algunas sorpresas pero no muchas alegrías. De entrada, un nombre que parece una paráfrasis de PROSTITUTE DISFIGUREMENT ya despista, porque hace imaginárselos en una determinada dirección o bien porque levanta sospechas inmediatas de plagio. Pues no: no se parecen en nada a los holandeses y tampoco los plagian, curiosamente reciben muchas más influencias de CANNIBAL CORPSE en sus momentos lentos, unos OBITUARY o MONSTROSITY en similar registro y los grupos holandeses de tendencia más clásica y pesada.

De tal forma que cuando uno se esperaba –más aún uniendo ese título y esa portada al nombrecito en cuestión- una especie de monstruo enfermizo hundido en un barrizal de guturalidad y vísceras que reventase todo lo conocido en cuanto a brutalidad y cerdismo y dejara pálidos a PUSTULATED, se encuentra una música pulcramente tocada y grabada y además dentro de un estilo bastante convencional. Adiós sorpresas en cuanto a subgéneros ultraextremos. En todo caso, esta falta de sorpresas es la mayor sorpresa que ofrece el disco, y si uno se deja seducir por ella acaba valorando más de la cuenta los valores de pulcritud y corrección en la ejecución, que están bien pero no son para tanto.

En efecto, los temas cumplen y, sobre todo, se dejan escuchar sin caer en una bola inaudible de ruidos y tripas machacadas, como todo hacía presagiar. Pero imaginemos que el nombre, el título y la portada hubieran sido otros: la impresión de “calidad” entonces se diluye y conseguimos mirar el disco con total objetividad. Ahí es cuando hay que concluir que estos brasileiros tienen oficio, tablas y un bagaje a sus espaldas, es decir, el equipaje de todo músico hoy día por joven que sea, pero nada más. Este debut se queda en un buen ejercicio de aprendizaje y un álbum entretenido –particularmente el tema “The monstrous monochromatism”-, y eso pasando por alto la tacañería de no llegar ni a los veinticinco minutos de duración.

(Originalmente publicado en Xtreemmusic.com)

viernes, diciembre 02, 2011

VEKTOR- Outer isolation (2011)

Si su anterior disco, “Black future”, era prácticamente una obra maestra, este se queda lejos: un disco de grandes dimensiones –en todos los aspectos-, pero menos valiente y ambicioso. Hay que reconocerles que practican un tipo de música que no se integra en ninguna moda, y además lo hacen con una solvencia poco frecuente. Siguen fieles a su particular estilo Speed/Thrash con voces casi Black y armonías Voivodianas, arreglos minuciosos y exhibición de técnica, todo ello enfocado a crear un objeto musical coherente, expresivo y de perfecto acabado. Su capacidad como instrumentistas y su pericia constructiva a la hora de componer están más que demostradas, pero esta vez se han ido más a lo seguro que a intentar desarrollar su estilo, profundizar la vía que habían comenzado y dar el siguiente paso lógico. Tanto es así que tres de los ocho temas están rescatados de su primer álbum “Demolition” (oficialmente una Demo), cuando su logo parecía verdaderamente una copia descarada de VOÏVOD. El resultado de esta involución y de este gesto incomprensiblemente conservador es que, pese a ser un gran disco y mostrar un trabajo de composición, arreglos y ejecución soberbio… algo le falta. O mucho.

La principal pega es que explotan ciertos moldes a los que se agarran con demasiada dependencia, básicamente tres: la estructura de los riffs, el tempo de los temas y las secciones instrumentales en medio de estos. Como ahora explicaré, en todos ellos la falta de variación se vuelve evidente al poco tiempo. E insisto: se comprende que les pasara esto al empezar su carrera, pero no que lo retomen ahora.

Los riffs están estructurados casi siempre a partir de una nota base repetida  sobre la cual aparecen adornos, dibujos, pequeñas células melódicas… en fin, el riff prototípico del Thrash. Los temas van prácticamente todos a la misma velocidad; atraviesan, cómo no, muchas partes diferentes, pero me refiero al tempo principal, que es el mismo en muchos de ellos. Y los pasajes intermedios en los que el bajo y las dos guitarras se enzarzan en su particular diálogo son demasiado parecidos: los tres reproducen las mismas escalas y frases, a veces armonizadas pero en general al unísono -al menos el bajo con una de ellas-, y además el ritmo de esas frases suele ser tan regular que en ciertos momentos parecen convertirse en un ejercicio de gimnasia más que en música como tal.

Poniéndonos quisquillosos, podemos hasta señalar que el título de cinco de los ocho temas sigue el mismo esquema de adjetivo+nombre, y los otros no andan muy allá (“Dead creations, dead creators”, “Fast paced society”). Quizá parezca una bobada fijarse en algo así, pero la verdad es que crea sensación de monotonía, y encima en este disco en concreto viene a sumarse al espíritu que transmite el apartado musical y que ya he explicado.

Pero frente a todas esas objeciones se alza el colosal primer tema, “Cosmic cortex”, un monumento de más de diez minutos que recuerda las proezas de su anterior álbum y que es tan variado e indomable que incluye los blasts más furiosos que hemos oído hasta ahora en VEKTOR, en medio de pasajes acústicos, arreglos melódicos, solos de impecable fraseo y algunas de las armonías más agresivas de todo el disco. El siguiente “Echoless chamber” aún mantiene una pizca de este aire grandioso, o al menos casi toda su fiereza, pero a partir de entonces comienzan a perder brío y a repetir fórmulas. Si todos los temas hubieran seguido la línea marcada por esa maravilla inicial, su maestría y su capacidad de arriesgar, ahora estaríamos ante la consagración definitiva de VEKTOR como uno de los mayores referentes del Thrash mundial

(Originalmente publicado en Xtreemmusic.com)

lunes, noviembre 28, 2011

CONDEMNED- Realms of the ungodly (2011)

Estos tipos son el ejemplo perfecto de grupo convencional donde los haya: con un nombre como CONDEMNED, procedencia de EEUU, su logo, estética y portadas y un debut titulado “Desecrate the vile” que incluía títulos como “Impulsive dismemberment” o “Habitual depravity”, iban camino de caer sin piedad en el foso de la vulgaridad más absoluta. Y la verdad es que han seguido resbalando por la pendiente y en parte han caído en él: esto es Brutal Death americano de manual, sin apenas aportación personal que los diferencie de los otros diez millones de grupos que lo practican, pero al menos bien hecho.

Y además la cosa tampoco es para tanto: no se quedan estancados en los blasts continuos ni tampoco se limitan a bombardear notas sin ton ni son. Alternan regularmente los ritmos y velocidades, así como el diseño de los riffs, ofreciendo partes pesadas, medios tiempos, palm-mute entre cascadas de notas y en general una diversidad más que de sobra. No se hacen pesados, vaya. Frente a su insufrible debut han ganado una barbaridad en este apartado, y también lo han hecho en cuanto a producción y sonido. Ahora son un grupo creíble que prolonga su orgullosa tradición patria de Brutal Death utilizando con gracia elementos de sus distintas corrientes.

El problema, o la limitación, es el que he señalado al principio, junto a la construcción de los temas, la cual consiste en tirar de la técnica del “ensartado” y pasar de uno a otro riff sin orden ni concierto, sin retomarlos después ni crear una secuencia con sentido. Al final el conjunto no tiene una identidad clara ni unitaria, cada parte por separado se disfruta a tope (unas más que otras, como es lógico) pero todo es como una sucesión aleatoria de momentos aislados. El tema “Baptismal incineration upon simonists” es quizá el que mejor se sitúa por encima de esta pega, tan común, por lo demás, a muchos otros discos del género.

(Originalmente publicado en Xtreemmusic.com)

viernes, noviembre 25, 2011

Próximo disco de TERRORIZER


Los pioneros grinders americanos TERRORIZER han elegido "Hordes of zombies" como título para su próximo disco, que será publicado en Norteamérica el próximo 28 de febrero a través del sello francés Season Of Mist. La formación actual incluye al miembro original Pete Sandoval a la batería, Dave Vincent al bajo -que no participó en el segundo álbum de la banda, "Darker days ahead", del 2006-, Anthony "Wolf" Rezhawk como cantante -quien entró en TERRORIZER justo antes de ese disco-, y la incorporación de Katina Culture a la guitarra en sustitución del fallecido Jesse Pintado.

jueves, noviembre 24, 2011

VILE- Metamorphosis (2011)

¿Qué les ha pasado a VILE? ¿Dónde se ha ido su fuerza? ¿A qué aspiran con este disco tan aburrido??? Vamos a ver… no se trata de que hayan cambiado de estilo, no tengo nada en contra de los cambios e incluso defiendo con toda convicción que los grupos pueden cambiar siempre que les venga en gana –es algo intrínseco a los procesos creativos-, más aún en estos tiempos en que todos oímos previamente lo que compramos y nada nos pilla por sorpresa. No, no se trata de eso, sino de que este disco es un tostón, sin más.

La cosa empieza bien con “March towards the dawn”, en su habitual estilo pulcro, claramente articulado, con esas líneas clásicas en medio de una instrumentación brutal. Estos eran los parámetros de los VILE de siempre y los que les habían hecho ser un grupo dotado de un equilibrio insólito. Pero con esta entrega se diluye esa formidable herencia y acaba desapareciendo en medio de un insípido Metal pretendidamente “maduro”. El segundo tema, “The revealing”, aún se mueve dentro de la vieja gloria de VILE, pero ya apunta el giro hacia la inanidad en que poco después naufraga el disco.

En efecto, a partir del tercer corte la música cae en una nebulosa de corrección que ni molesta ni apasiona. Vamos, que provoca indiferencia a pesar de estar “bien hecha”. La estructura es sólida, la producción es brillante, los músicos son eficaces… pero no hay chicha. Estos no son los VILE de siempre, sino una especie de versión diplomática –por no decir amodorrada- de lo que fueron en otro tiempo. No hay nada incisivo en sus riffs, nada trepidante en los ritmos… Los solos son quizá la parte que sale menos mal parada, pero eso no salva un disco ni de lejos, desde luego no uno de Death Metal.


A medida que prosigue el álbum los temas se vuelven aún más tediosos, el tempo va bajando inexplicablemente con cada uno de ellos y hasta se marcan dos minutos absurdos de interludio atmosférico en “I am become death” que no aporta nada de nada. Recuperan algo de pegada en “Prophetic betrayal”, pero para entonces el disco ya ha fracasado sin remedio. No sé si el título que han elegido es una proclamación de su nuevo rumbo, pero no tienen nada de lo que sentirse orgullosos.

(Originalmente publicado en Xtreemmusic.com)

domingo, noviembre 20, 2011

KRISIUN- The great execution (2011)

Por fin los hermanos Kolesne/Camargo, los brasileños más cabestros a la vez que técnicos, han conseguido parir un álbum dinámico y variado, y ya era hora. Lejos quedan los “Conquerors of Armageddon”, “Works of carnage” y su largo etcétera de discos casi imposibles de distinguir. Quizá sea cuestión de gustos y habrá quien abomine de mis palabras, pero cuando el propio grupo ha acabado por dar este giro, por algo será.

Es cierto que “Ageless venomous” –en cuya gira un servidor los descubrió-, era todo un alarde de precisión instrumental, con esos malabarismos tan bien coordinados entre las cuerdas y la batería y esos torrentes de arpegios que no descansan, pero es que esto mismo se puede decir de cualquiera de sus discos durante más de una década. Y cierto también que en directo son imparables, de lo cual he sido testigo en varias ocasiones, pero su monotonía compositiva, objetivamente hablando, está fuera de toda duda.

Especialmente monótonos han sido en el aspecto rítmico, engendrando siempre riffs de ritmo regular, sin acentos, sin relieve, y acoplándoles luego unos blasts igualmente invariables y siempre a piñón fijo. Era la marca de la casa y se les disculpaba por los méritos que antes he señalado, pero todo tiene un límite y esa fórmula hace ya tiempo que no bastaba para seguir prolongando una carrera tan dilatada. Con “AssassiNation” empezaron a dar muestras de renovación, las consolidaron en “Southern storm” y ahora por fin han dado todos sus frutos y además con pleno convencimiento.

Y lo mejor de todo es que lo han hecho sin dejar de ser ellos mismos. Nadie podrá acusarle de haber dejado de ser KRISIUN ni de haberse ventilado ninguno de sus rasgos de identidad. Lo que han hecho es coger la pequeña veta de gracia, ingenio o como se le quiera llamar, que tímidamente se insinuaba de vez en cuando en algún pasaje y ampliarla hasta abrir todo un filón. No han hecho nada que no estuviera ya en su música anterior. Visto así, viene a ser el ideal de cómo un grupo puede y debe evolucionar, superarse a sí mismo y asegurarse una larga vida manteniendo intacta su credibilidad.

Los blasts siguen apabullando –quizá sin haberse librado por completo de su vieja monotonía-, las cuerdas tejen sus cascadas milimétricas de notas, la voz escupe rabia como siempre, pero hay un aire fresco que se plasma en estribillos como “Blood of lions”, en la parte intermedia de “The extremist” o en temas como “Descending abomination”, que es todo él un ejemplo continuo de música violenta, con técnica y cuidada estructura pero también con chispa. El álbum entero sigue por estos derroteros y además obsequia al oyente con temas largos –dos de ellos en torno a los ocho minutos- pero con una arquitectura que se sustenta sin problemas, hasta alcanzar una duración total por encima de la hora, aunque en varios pasajes divagan más de la cuenta. Aun así, una obra monumental, todo un trallazo y sin duda los mejores KRISIUN hasta ahora.

(Originalmente publicado en Xtreemmusic.com)

viernes, noviembre 18, 2011

MEGADETH- TH1RT3EN (2011)

A MEGADETH les lleva pasando lo mismo desde hace varios discos: tiran de veteranía a la hora de arreglar temas, estructurarlos, meter solos, producir, rentabilizar la inconfundible y carismática voz de Mustaine… pero poco más es lo que ofrecen. Y todas las operaciones de contratación de fabulosos músicos mercenarios –y últimamente el regreso de Dave Ellefson- tampoco van a devolverles la frescura y la inspiración de tiempos pasados. Son perros viejos –o hay un perro muy viejo que maneja todo el cotarro con ideas muy claras- y no se salen de sus esquemas. Sonido pulcro pero agresivo, solos inteligibles, los conocidos arpegios, las habituales progresiones, los cromatismos de rigor como fondo armónico, los estribillos supuestamente pegadizos… No cuela. Todo está hecho con demasiada premeditación, y eso al final se nota.

Si pasamos por alto los tediosos “The world needs a hero” y “The system has failed”, vemos que Mustaine & co. han producido material desde entonces como para rellenar una más que aceptable recopilación, una colección que sería digna de celebración, pero por separado cada disco palidece en cuanto pasa de los primeros minutos. Esta vez tampoco es diferente, y, si acaso, es peor, porque se han recreado en su propia autocomplacencia a base de clavarnos 58 minutos de divagaciones, tópicos y lugares comunes. Ya, que suena muy bien y que saben dónde cambiar de tempo o meter un redoble… So what?, si se me permite el chiste fácil. Sólo hay un puñado de temas decentes al principio del álbum, pero el resto son puro relleno, poco más que caras B, sesiones de jamming muy bien arregladas pero que no aportan nada sustancial.

Y no lo hacen porque la materia prima tampoco lo hace. Las ideas son vulgares, o directamente las de siempre, aquellas que han demostrado ser efectivas en el pasado y a las que ahora se tiran con calculada intención. Pero nada destaca con la autoridad que todos hemos conocido en su carrera, con la genialidad que a muchos nos ha hecho pensar durante décadas que la carrera global de Mustaine es claramente superior a la de sus antiguos y primeros compañeros de filas. Sus últimos álbumes tampoco desdicen este estatus, pero rebajan la sensación de desafío y ambición que siempre ha exhibido con arrogancia el rubio por excelencia del Thrash ochentero. Para hacer esto y disparar a tiro hecho es mejor la osadía y, sobre todo, la sinceridad de “Risk”. Al menos entonces se arriesgaban a perseguir ideas nuevas, en lugar de recorrer caminos trillados como hacen ahora.

(Originalmente publicado en Xtreemmusic.com)

lunes, noviembre 14, 2011

VERMIS ANTECESSOR- The subliminal way of flesh (2011)

España no tiene nada que envidiarles a muchos países en cuanto a géneros extremos. Buena prueba de ello son los gallegos VERMIS ANTECESSOR y su disco de debut. Ahora bien, andamos al mismo nivel en cuanto a resultados, eficacia, buen hacer, etc., pero en cuanto a aportación la cosa cambia, y también este punto se cumple con este álbum: Brutal Death a la americana salpicado de las complejidades de unos primeros CRYPTOPSY, estupendamente realizado pero a la vez demasiado impersonal.

GORGASM, DISGORGE, CINERARY, primeros PATHOLOGY o muchos de los grupos habituales de sellos como Sevared y Comatose podrían citarse como referentes. Y con esas premisas se han currado un disco que es un verdadero trallazo, aunque también un claro ejemplo de esos casos en los que los temas por separado ganan frente a la sucesión completa de todos ellos, porque se vuelven demasiado parecidos y a la larga dan sensación de monotonía. La consistencia del conjunto es irreprochable y el disco es sólido como una montaña de granito, pero quizá más de la cuenta. El abuso de blasts llega a abrumar por momentos, y se agradecen cosas como el comienzo de “Redefine the depravation”, los cambios de tempo de “When death calls” o ciertos detalles rítmicos en algunos riffs de “…And the redemption”.

Si desarrollaran más esa línea y a la vez dieran entrada a ideas genuinamente propias, creo que el grupo podría adquirir una dimensión sobresaliente. Hoy por hoy están a la altura de muchísimas bandas de países con más peso en la escena internacional, pero se quedan a su sombra y la masificación del género no favorece que puedan destacar más. Por otra parte, 27 minutos es una ocasión perdida y no hace justicia al potencial que ellos mismos demuestran.

(Originalmente publicado en Xtreemmusic.com)

sábado, noviembre 12, 2011

GHOUL- Transmission zero (2011)

Cuarto disco de los GHOUL de Oakland, California, con los miembros de IMPALED y a su vez ex-EXHUMED Ross Sewage y Sean McGrath, dentro de una alineación que en su conjunto responde a los pintorescos nombres de “Digestor”, “Dissector”, “Cremator” y “Fermentor”. Con estos antecedentes la cosa podría ir de muchos palos, Death, Horror-freak, Grind, Gore o cualquier combinación entre ellos. Y en verdad tiene un poco de todo eso, pero lo que prevalece es una orientación Thrash, especialmente marcada en la instrumental con que inician el disco, la muy variada y efectiva “The lunatic hour”, que inaugura cuarenta minutos de una de las músicas más entretenidas y adictivas que se puedan encontrar últimamente en el universo extremo.

Aquí hay lugar para todo, riffs asesinos, voces ásperas, sustos y mucha diversidad. Solos de guitarra, arreglos melódicos, alternancia vocal y ritmos cambiantes, en medio de momentos casi de HM, ecos que van de CARCASS (cómo no, tratándose de una especie de sucursal de IMPALED) a ANTHRAX, guiños de Death’n’Roll, flirteos Hardcore en algunos coros y hasta un largo tema de más de ocho minutos (“Morning of the mezmetron”) perfectamente cohesionado y dosificado. Puede que no brillen por su personalidad ni por ofrecer un producto genuinamente individual, y hasta dejan cierta impresión de refrito, pero el conjunto tiene un sinfín de recovecos que explorar una y otra vez y siempre aporta algo nuevo y, sobre todo, muy estimulante.

(Originalmente publicado en Xtreemmusic.com)

miércoles, noviembre 09, 2011

Nuevo disco de NAPALM DEATH


Los pioneros grinders NAPALM DEATH publicarán su nuevo álbum de estudio el próximo 27 de febrero en Europa y un día más tarde en Norteamérica. El disco, que será editado por Century Media Records, se titulará "Utilitarian" y su portada ha sido realizada por el artista danés Frode Sylthe, que previamente ha trabajado con THE HAUNTED.

El último trabajo del grupo fue "Time waits for no slave", publicado también por Century Media a principios del año 2009, en distintas fechas entre finales de enero y principios de febrero según los diferentes países.

martes, noviembre 08, 2011

FAECES- Upstream (2011)

Una de las más gratas sorpresas que he tenido la suerte de encontrar en los últimos meses. Este “Upstream” es un disco diferente, especial y muy valioso. Sus autores, los polacos FAECES, llevan en activo más de una década y han publicado todos sus trabajos dentro de la más absoluta independencia. Su tercer disco completo se mueve dentro de un Death que no es propiamente técnico pero que tiene un gran desarrollo instrumental.

La producción, nítida y clara -quizá también algo plana-, permite que todos los instrumentos suenen diferenciados, casi como si estuviéramos asistiendo en persona a la sesión de grabación. Puede incluso que le falte pegada o que las distintas partes no estén todo lo empastadas que debieran, pero también puede ser que esto haya sido algo deliberado por parte del grupo, ya que encaja perfectamente con la orientación de la música y es lo más adecuado para poder apreciar todos sus matices.

Desde luego, la violencia o la agresividad no es el ingrediente principal. Y sin embargo es Death Metal con todas las letras, y la voz tampoco deja lugar a dudas, pero está más cerca de DEATH que de DEICIDE, por ejemplo. Se aprecian ecos de ATHEIST, PAVOR, WAYD y grupos con similar ambición compositiva. Las escalas no paran de fluir, las notas llueven sin interrupción y los instrumentos no podrían resultar más inquietos sin llegar a caer en la etiqueta “Tech”. Pero nada resulta chocante ni aparecen cambios bruscos o pasajes rebuscados, de manera que tanto el conjunto como cada tema por separado resultan coherentes, suenan naturales y tienen personalidad.

Eso sí, no es un disco fácil. Y tampoco tendrá por qué gustar a todo el mundo. Hace falta algo de dedicación, y puede que hasta paciencia, para llegar a disfrutar de su envidiable creatividad, y esto sólo cuando se consigue conocerlo a fondo. No es un álbum inmediato, pero en las distancias largas es todo un vencedor, y de los grandes. Los dibujos de los riffs, las armonizaciones, las dobles melodías, los sutiles pasajes acústicos y un bajo impresionantemente versátil harán las delicias de quienes se atrevan a descubrirlo.

(Originalmente publicado en Xtreemmusic.com)

domingo, noviembre 06, 2011

INOPEXIA- Inopexia (EP, 2011)

Todo tiene un límite, incluso la música extrema, y nunca mejor dicho. Más allá del límite, ¿qué hay? Es decir, se pueden llevar las cosas al extremo, pero si damos un paso más caemos en el absurdo, que es lo que le ha pasado en su tercera entrega a este grupo ruso formado por miembros de PURULENT JACUZZI. Sus dos anteriores trabajos estaban justo en ese extremo último, en ese punto privilegiado de ultrabrutalidad llevada a su máxima virulencia, a la altura de burradas recientes como APOSEPSY o COPROBAPTIZED CUNTHUNTER. Y no eran malos discos, sobre todo su primer y monstruoso EP "Gastric explosions tore a gullet", del 2009. Un año después vino el supuesto larga-duración "Conveyor with cookies" con sus 23 minutos en los que ya se acercaban peligrosamente a un barullo informe donde los temas se parecían más de la cuenta entre sí.

Y ahora se les ha ido del todo la pinza con este engendro, un aborto que no llega a los ocho minutos de duración y en el que no hay forma de distinguir nada. Como decía, cuando las cosas se llevan más allá del límite se convierten en un puro absurdo. Y lo dice un adorador a muerte de ANAL CUNT en su lado más Noise, de ABRUPTUM o hasta de STALAGGH, pero es que estos grupos hacen genuino y auténtico ruido, sin concesiones. Ruido y ruido y nada más que ruido. Ahora bien, pretender que uno hace música cuando no hay dios que entienda nada y, sobre todo, cuando todos los temas son prácticamente iguales -un ultrablast al que se le añade un gruñido de fondo- es un contrasentido y un absurdo. Sin más.

(Originalmente publicado en Xtreemmusic.com)

viernes, noviembre 04, 2011

Reedición en vinilo de A CANOROUS QUINTET

El sello The Crypt va a reeditar en vinilo toda la discografía del grupo sueco de Death melódico A CANOROUS QUINTET. Está limitada a una sola tirada de 500 copias numeradas a mano, con carpeta doble, el artwork original, letras, notas escritas por Linus Nirbrant y Mårten Hansen, así como fotografías exclusivas y un póster.

A CANOROUS QUINTET se formó en 1991, publicaron la Demo "The Time Of Autumn", seguida del Mini-CD "As Tears", y dos álbumes completos, "Silence Of The World Beyond" y "The Only Pure Hate". El grupo se separó en 1999 pero se reformó en el 2005 bajo el nombre de THE PLAGUE, que luego volvieron a cambiar por THIS ENDING. Por sus filas han pasado miembros de AMON AMARTH, NIDEN DIV. 187, OCTOBER TIDE y GUIDANCE OF SIN.

Más información próximamente aquí:

jueves, noviembre 03, 2011

NATRIUM- Elegy for the flesh (2011)

Impresionante segundo disco de estos italianos, toda una sorpresa y además una esperanza abierta para el futuro. Ahora bien, ¿por qué un grupo consigue juntar una colección de temazos como los que hay aquí pero no rematan la jugada culminando un disco inalcanzable? ¿Por qué dejarlo en ocho temas y 29 minutos de música? El talento que demuestran en las composiciones es bárbaro, tanto que por eso mismo el álbum en conjunto se queda como a medias, pidiendo más y sin haber llevado al límite todo su enorme potencial, aparte de cierta sensación ocasional de barullo, o pasajes que podrían haber pulido aún más.

El grupo lleva una década en activo, pero el resto de información que da la madre de todas las enciclopedias metálicas está incompleto. En contra de lo que allí se lee, sólo los hermanos De Muro (Andrea y Edoardo, guitarra y batería) permanecen desde los comienzos, y el resto se han ido añadiendo después. Fue en el 2008 cuando el estilo del grupo empezó a cambiar, con la entrada de Alessio Locci, guitarra, Lorenzo Orru, vocalista, y Lucio Manca al bajo, quien sería sustituido por Alessandro Farci dos años más tarde. En la actualidad se dedican al Brutal Death americano, con unas grandes dosis de CANNIBAL CORPSE en su estilo pero con una imaginación y dinamismo que los aleja de todos sus competidores y hasta de sus modelos.

Sin salirse ni un milímetro de los cánones del género, se sacan de la manga unos riffs que no son ni mucho menos los habituales y que marcan su mayor aportación. Suenan innovadores pero también terriblemente ortodoxos, y a la vez brutales como el que más. Parece contradictorio, pero no lo es. Resulta que en el universo Brutal Death aún queda un filón de riffs por desenterrar y sacar a la luz, y ellos han dado con una veta privilegiada. Sí, recuerdan a CANNIBAL CORPSE en muchos momentos, pero no son ellos ni les quitan nada, en todo caso son el ejemplo de lo que los americanos podrían haber hecho en sus últimos discos, demoledores pero previsibles.

Quizá innovadores no sea la palabra, sino simplemente inspirados. O inquietos, o hambrientos, o todo a la vez. No insistiré más en las filigranas de los riffs, sus idas y venidas o lo bien compactados que están con los ritmos de la batería, nada lineal ni monótona y con la que crean la música de forma unitaria, sin que esta sea un mero pun-pun-pun superpuesto, peligro frecuente en el Brutal Death. Aparte de estos geniales hallazgos, la presencia de solos supone otra gran novedad, y el propio estilo de estos, con un nosequé retro, también. Completa la faena un trabajo de guitarras rítmicas y de desarrollos en las partes instrumentales igualmente inspirado y currado, como en “Sarin Benison”, “Ravenous theophagists”, la larga “Allograft harvesting” o el final de “Breastfed with mendacity”. Por cierto, este es uno de los temas en los que los gritos de Lorenzo Orru suenan más clavados a los de “Corpsegrinder” cuando abandona el registro gutural y se pone a chillar como un poseso.

El disco se grabó en los estudios 16th Cellar (donde han grabado compatriotas suyos como HOUR OF PENANCE y FLESHGOD APOCALYPSE), fue mezclado y masterizado por Stefano Morabito, otro habitual en este tipo de producciones, y la portada corrió a cargo del inconmensurable Pär Olofsson, ¿qué más se puede pedir? Pues un acabado aún más perfecto y dos o tres temas más, que semejante momento de gracia no es como para ser tan tacaño y dejarlo pasar.

(Originalmente publicado en Xtreemmusic.com)

domingo, octubre 30, 2011

TYPE O NEGATIVE Deluxe Vinyl Box


El sello Roadrunner Records publicará el próximo 25 de noviembre una caja especial de vinilos de TYPE O NEGATIVE. La caja contendrá todos los álbumes que el grupo publicó con Roadrunner, cada uno en formato de vinilo doble de color verde y con la portada original, incluida la controvertida carátula de "The origin of the feces". Tendrán también nuevas y ampliadas notas dando cuenta de la génesis y culminación de cada uno de ellos, así como una hoja con pegatinas. Los discos que aparecerán en la caja son estos:

Slow, deep and hard (1991)
The origin of the feces (1992)
Bloody kisses (1993)
October rust (1996)
World coming down (1999)
Life is killing me (2003)

El último disco de estudio de TYPE O NEGATIVE, "Dead again", fue editado en el 2007 por el sello Steamhammer, motivo por el que no figura en esta caja. Tres años después de esa publicación murió Peter Steele, fundador, líder y alma del grupo, que moría con él. Steele había nacido el 4 de enero de 1962 y falleció el 14 de abril del 2010, a los cuarenta y ocho años de edad. Antes de TYPE O NEGATIVE había puesto en pie CARNIVORE durante los años 80, una banda no tan conocida pero en su momento muy influyente y hoy día admirada y reconocida como una auténtica banda de culto.

sábado, octubre 29, 2011

WORLD UNDER BLOOD- Tactical (2011)

Con esta formación cualquier grupo iría a tiro hecho: el excelso Tim Yeung en la batería, Luke Jaeger a la guitarra (el hombre tras SLEEP TERROR, un proyecto de Death instrumental quizá no muy conocido pero verdaderamente asombroso y único), el ex-DECREPIT BREATH y ex-DIVINE HERESY Risha Eryavec al bajo, y comandando la nave Deron Miller como cantante y guitarrista. Un contrato con Nuclear Blast y qué más quieres, en principio todo parece puesto a sus pies como una alfombra roja que llevase directamente al triunfo más absoluto.

Y no defraudan, pero tampoco tocan el cielo. Son músicos de una competencia intachable a nivel individual y por ese lado no hay nada que objetar. Y respecto al estilo compositivo… Death melódico con estribillos particularmente melódicos, a veces hasta rozando lo meloso, es decir, un planteamiento que es a la vez novedoso y anclado en la tradición. Suenan frescos y modernos pero sin rollitos raros ni experimentalismos fatuos. No es una mala opción, desde luego, e incluso se puede decir que ofrecen algo peculiar que quizá nadie más está haciendo, al menos no de esta forma concreta.

Pero en realidad si miramos cada una de las partes que ponen en conjunción para dar forma a los temas, ninguna de ellas es especialmente gloriosa. Los riffs están bien, precisos sin llegar a ultratécnicos, la voz solista entre rabiosa y rugiente, Yeung en su línea aunque conteniéndose bastante, variedad de ritmos y velocidades, solos efectivos, arreglos discretos… Es la combinación de todo eso con las mencionadas secciones melódicas lo que produce la ilusión de novedad, juntando agresividad y blasts a estribillos como el de “Pyro compulsive” y “Under the autumn low” o estrofas como la de “Dead and still in pain”. Y ciertamente esa alternancia polar hace que el disco sea ameno, frente a la monotonía invariable -casi cerril- tan habitual en los géneros extremos, pero al cabo de varias escuchas la excitación se pierde y a la larga no hay nada que por separado brille tanto como la promoción del disco ha querido dar a entender. Es un buen disco, pero con un aire de premeditación que le quita credibilidad, y esa promoción y el intento de querer presentarlos como unos renovadores privilegiados les puede haber hecho más daño que bien.

(Originalmente publicado en Xtreemmusic.com)

martes, octubre 25, 2011

Handshake Inc. & Grindcore Karaoke


Handshake Inc., la compañía de películas y vídeos musicales responsable de "Maryland Deathfest: The Movie", ha puesto en marcha una discográfica basada en el modelo establecido por el sello Grindcore Karaoke, propiedad de J. Randall de AGORAPHOBIC NOSEBLEED. Handshake Inc. está enfocado hacia la publicación de vinilos y las descargas digitales, dando a los clientes on-line la opción de comprar a partir del principio de "paga lo que puedas". El mencionado Randall contribuirá creativamente con el sello y ambas discográficas planean colaborar en futuros lanzamientos. La primera edición en vinilo de Handshake Inc. será el álbum "Build And Burn" de SULACO -grupo que cuenta con Erik Burke de BRUTAL TRUTH a la guitarra-, el cual está disponible desde hoy 25 de octubre. Otros lanzamientos futuros incluyen trabajos a cargo de SURACHAI, LADDER DEVILS, MARUTA y YAKUZA.

domingo, octubre 23, 2011

BARBARIAN PROPHECIES- Remember the fallen (2011)

Prácticamente impecable, rozando la perfección: en pleno 2011 y en un país con poca presencia internacional en cuanto a Death Metal como es el nuestro, aparece este disco de Death clásico engendrado, diseñado y grabado con un increíble buen gusto y un acabado sublime.

Death Metal con mayúsculas y sin etiquetas, no es Old School añejo a la sueca ni tampoco el estilo tétrico y oscuro de los USA en plan INCANTATION. Quizá, haciendo una especie de acrobacia conceptual, algo equidistante entre el Death de Florida y unos VEHEMENCE, o el hijo doomy de SINISTER y AT THE GATES, en hipótesis europea. Sí, una criatura extraña, pero por ahí podría andar la posible descripción de su identidad. Todo plasmado con un portentoso sentido del clasicismo, las formas y el equilibrio. ¿Sigo hablando de Death Metal? Sí, por supuesto, porque es fiero, rugiente y agresivo, potente como un bulldozer, poderoso como una montaña de noche y ardiente como mil ríos de lava.

Hay que oírlo a todo volumen y entonces te aplasta sin piedad. La fuerza que desprende es alucinante, los tempos pesados, la simpleza de los riffs y esa contundencia de los ritmos más lentos, casi Doom, de temas como “Voices from beyond”, son para sumergirse en ellos y no parar de cabecear. El sonido, además, irreprochable, y el haber grabado en Madrid pero haber hecho la masterización en los Finnvox de Helsinki se nota, y mucho. Como decía, esto es Death atemporal y sin florituras ni virguerías, pero elaborado con un buen hacer pocas veces visto. La sencillez es permanente, pero a la vez hay una sutil línea de arreglos magistralmente dosificada -sobre todo en las melodías de guitarra, pero también en los riffs o en pequeños detalles de la batería-. No sobra nada y tampoco falta nada, no hay huecos vacíos ni tampoco un solo pasaje recargado. La música fluye, respira y se desenvuelve por su propia naturaleza, como una criatura viva y autónoma.

Y todo eso resulta más alucinante cuando se tiene en cuenta la duración de los temas, con una media por encima de los siete minutos. Pero se pasan en un suspiro y uno ni se entera de que duren tanto. Y con qué dominio construyen la arquitectura de cada uno de ellos: todos distintos, todos independientes y todos perfectamente estructurados y rematados. Los cambios de ritmo, la alternancia de sus partes, el contraste de carácter… todo en su sitio y sabiamente calculado. Hasta las intros acústicas, que son un elemento que solemos considerar secundario. Pues no, aquí cumplen su función, y oyendo el disco de principio a final la cumplen al cien por cien. Y de hecho oír el disco de principio a final es lo único que le hace justicia -también a las letras-, cosa que puede decirse pocas veces.

La inmediatez de algunos riffs es impresionante, y uno se ve cabeceando al ritmo de varios temas desde la primera vez que suenan, como si los conociera desde siempre, especialmente esa maravilla llamada “Baptized by wolves”. Eso sí, también hay otros que se pasan de simpleza o que directamente no están a la altura en cuanto a inspiración. Son pocos, pero hacen que la intensidad flojee hacia la mitad del álbum (y es que mantener la tensión en un disco de 63 minutos son palabras mayores), en momentos aislados de “Hunter from hunter” y “Lost souls”. Remontan sin problema con “Neverending winter”, el más largo de todos y donde de nuevo las guitarras acústicas tienen un papel de verdadero peso y lo cumplen en el momento preciso. Y la veloz “Frozen winds” recupera toda la crudeza salvaje que se había debilitado un rato antes. Terminan con un tema acústico teñido de sonidos ambientales, una evocadora ensoñación que cierra el disco dando otra muestra de su buen hacer y su depurado gusto.

Hasta el “envoltorio” del disco participa de esos rasgos: un digipack y un libreto cuidadosamente diseñados, donde los colores, el fondo de las imágenes, el degradado en sus bordes, la tipografía de las letras, la continuidad entre la portada y la contraportada… todo está mimado hasta el último detalle. Si no fuera por ese pequeño bajón de intensidad que mencioné hacia la mitad, estaríamos hablando de un disco perfecto, redondo, inmejorable. Da igual: BARBARIAN PROPHECIES lo consideran el primero de su discografía y tienen buenísimas razones para hacerlo. Y si esto es solo el comienzo, estamos de enhorabuena.

(Originalmente publicado en Xtreemmusic.com)