martes, julio 31, 2012

SPAWN OF POSSESSION- Incurso (2012)

Había pasado por alto este disco pensando que sería un "Cabinet III", ya que "Noctambulant" fue una especie de "Cabinet II". Pero no. Será porque han transcurrido seis años, o porque tres de los cinco miembros del grupo son nuevos (entre ellos Christian Münzner de OBSCURA), o será por lo que sea, pero SPAWN OF POSSESSION han mejorado sensiblemente sus habilidades compositivas sin abandonar del todo su estilo ni dejar de ser más o menos reconocibles. Lo que antes era un desmedido barroquismo que les llevaba a llenar cada parte y subparte del compás con notas y más notas y cambios y más cambios de ritmo, ahora se plantea como un Tech-Death inquieto y virtuoso pero mucho menos forzado, una música que fluye con más naturalidad y por momentos hasta con gracia. Conservan, cómo no, las irregularidades rítmicas, todo ese encaje de bolillos que tanto les ha gustado siempre, así como la superabundancia melódica que sólo una habilidad instrumental como la suya permite, pero ahora todo está enlazado con mejor gusto, algo más de cohesión constructiva y sin que parezca concebido para impresionar/abrumar/despistar al oyente.

Siguen en el grupo el batería/vocalista y el guitarra originales, aunque el primero ha colgado las baquetas y se dedica sólo a la voz, con lo que el núcleo compositivo fundamental sigue presente y eso es lo que asegura la continuidad del estilo. Pero o bien el paso del tiempo y el aprendizaje, o bien la aportación de los nuevos músicos, o seguramente la unión de todo ello, les da a estos S.O.P. actuales una dimensión renovada y una admirable madurez, aunque también un mayor parecido a OBSCURA. Y es que casi nadie escapa a las modas ni a las tendencias de éxito. No cabe hablar de copia, creo yo, pero sí parece que algo de ese prestigio multitudinario de los alemanes que flota en el ambiente se les ha impregnado (aparte de la presencia del citado Münzner). En definitiva, son unas cuantas las novedades habidas en el grupo y el disco lo trasluce a la perfección. Frases más largas, menos rupturas rítmicas cada poco tiempo, menos diminutos motivos melódicos embutidos en cualquier resquicio disponible... Los temas trazan amplios periodos en donde se aprecia una línea, una dirección, un sentido que conducen al oyente hacia algún sitio, aunque todo ello a través de una exuberante frondosidad de notas que a veces parece algo gratuita.

Las guitarras "rítmicas" prácticamente desaparecen en favor de frases agudas y continuos arabescos melódicos, sutilmente repartidos entre ambas guitarras, el bajo canta mucho más de lo que había hecho nunca -y a menudo tiene momentos protagonistas en que el resto de instrumentos se apaciguan para darle su espacio-, la batería es un instrumento solista más, y la voz... visto lo visto, es el "instrumento" que sale peor parado, aunque lo sería incluso sin tanta competencia, porque tiene un registro bastante convencional y un uso muy poco variado, aunque inventa convincentes patrones rítmicos. Con todo, este esquema lo han aplicado con pocas diferencias en cada uno de los temas y el resultado es que el disco se acaba volviendo un tanto monótono y los temas poco personales, aparte de que apenas hay variación dinámica en su ejecución y la producción peca un poco de fría y digital. Rematan con una audacia llamada "Apparition" en la que combinan instrumentación clásica con Brutal-Tech-Death, en un estilo muy parecido al del disco "Agony" del año pasado a cargo de los italianos FLESHGOD APOCALYPSE. ¿Otra concesión a las últimas tendencias?

(Originalmente publicado en Xtreemmusic.com)

viernes, julio 27, 2012

BIRTH THROUGH GORE- Reign of depravity (2012)

Más Brutal Death desde Grecia, directo, salvaje y veloz. En esta ocasión el grupo procede de la escisión de EVADE, tras la cual cada uno de los guitarras tiró por un lado y el que formó BIRTH THROUGH GORE se llevó consigo al vocalista y al bajista. Dentro de un estilo totalmente americano, parten de una línea tipo SUFFOCATION, PYREXIA o ANGELCORPSE pero bastante aligerada de notas y de tecnicismo, es decir, que conservan la agresividad y el gusto por las baterías tipo misil pero no la avalancha de notas que después heredaron grupos como DISGORGE, DEEDS OF FLESH, GORGASM y demás. Estos griegos podrían ser un punto intermedio entre esas bandas y la propuesta de sus compatriotas MASS INFECTION, dando como resultado algo que a mí personalmente me trae a la cabeza a FLESHBOMB, CORPSEFUCKING ART o EMBEDDED, sin que necesariamente se parezcan a ninguno de ellos en particular.

En este disco las guitarras producen riffs algo más simples que lo que suele ser frecuente en la rama americana del género (supongo que por eso me traen a la cabeza a grupos europeos), generalmente dando más importancia al aspecto rítmico que al técnico y por momentos incluso moderadamente "pegadizos". Dejaré a un lado la supuesta controversia entre lo pegadizo y lo brutal, más que nada porque en este caso ni siquiera hace falta plantearla, ya que afecta sólo de pasada y de manera superficial. De hecho se tarda un tiempo en conseguir que el disco te entre y que alguna de sus partes "te suene", y la impresión inicial de muro impenetrable no es gratuita. También se debe a que los temas más arduos están al principio, mientras que los cuatro intermedios -de un total de ocho- vienen a ser los que presentan más riffs memorables, en especial "Doldrums" y "Drop unregretted into oblivion", a los que se une el muy oportuno contraste rítmico del principio pesado de "Whose slime infests". Luego vendrá el peculiar riff principal de "Simulated obduracy", con sus respuestas rítmicas y su línea descendiente que reaparece en muchas otras partes del mismo tema (y otro riff aún más llamativo ya casi al final), y rematarán con un "Crepuscular shadows" más convencional e indiferenciado que acaba en un desconcertante fade-out.

El caso es que después de varias escuchas atentas, del habitual periodo de reposo que siempre le viene bien a cualquier disco y de retomarlo pasado cierto tiempo, el disco ofrece mucho, muy bien hecho e incluso bastante variado, pese a su imparable ferocidad y a esa sensación monolítica que mencioné antes. Instrumentalmente lo más interesante son sin duda las guitarras y sus ocurrencias y sus partes ocasionalmente distintas en cada canal del estéreo (pese a estar grabadas por un solo músico), mientras que la voz es, por desgracia, demasiado monótona en su timbre y en su forma de gruñir, aunque al menos desarrolla patrones rítmicos bastante convincentes, en consonancia con todos los méritos rítimicos del álbum. La batería programada cumple bien su papel, sin hacer nada del otro mundo pero consiguiendo pasar sin problema por una batería acústica, que ya es mucho. En general el grupo demuestra talento, buen hacer y mucho potencial, además de una personalidad propia que aún tendrán que culminar, todo lo cual debería dar frutos realmente brillantes si amplían sus recursos con unos buenos leads, más frases agudas, una voz más variada o la incorporación de un segundo guitarrista con el que explotar todo lo bueno que aquí plantean.

(Originalmente publicado en Xtreemmusic.com)

lunes, julio 23, 2012

SUPREME LORD- Father Kaos (2011)

Confieso que ya me parecían un grupo muy flojo cuando compré en el 2004 su disco de debut, publicado ese mismo año, en los puestos de un concierto de BEHEMOTH, KRISIUN e INCANTATION, de quien precisamente hacen aquí una versión. A veces uno se equivoca al dejarse llevar por una portada y un título peculiar, qué le vamos a hacer. El caso es que esta predisposición no tiene por qué ser mala, e incluso puede jugar a favor del grupo porque a poco que hagan me pueden sorprender, por contraste con la anterior mala impresión. Y en parte sucede así con este segundo álbum de los polacos, pero tampoco es para tanto, y es que de donde no hay no se puede sacar. SUPREME LORD son un grupo de segunda, a la sombra de los grandes, muy grandes nombres que ha dado su país al Death Metal. O debería decir 'Reyash' en lugar del grupo entero, porque de hecho es sólo él quien lo mantiene vivo, siete años después de aquel poco prometedor debut.

Al bajo y voces, el artífice de que esto siga adelante es el único componente que queda de entonces y, por tanto, el dueño absoluto de su identidad. Al menos ha reclutado a un batería bastante mejor que le da una intensidad muy superior a los blasts, redobles y demás machaques percusivos, y a un guitarrista que le añade un toque especialmente incisivo a sus leads, ya que la voz sigue siendo terriblemente monótona y el bajo se limita a doblar a la guitarra. Por lo demás la música no se aleja del Death anónimo que podría haber elaborado cualquier otro grupo, si bien en esta ocasión se inclinan más por el Brutal que por el Death clásico o incluso el Old School que aparecía a ratos en su Demo de 1995. El sonido es competente y la sensación general es de furiosa energía, pero la mediocridad de los temas es innegable y acaba por cansar. Por momentos parece que quieren emular a unos IMMOLATION en ciertos matices rítmicos, o recrear el ambiente del "Necroticism" de CARCASS en algunas frases solistas y melodías "malévolas" que también tienen una buena dosis de SLAYER, todo pasado por la turmix de la aceleración sin más miramientos y a correr. Desde luego, es bastante más ameno y menos soporífero que su primer trabajo, pero aún está lejos de ser un disco brillante.

(Originalmente publicado en Xtreemmusic.com)

jueves, julio 19, 2012

DREAMING DEAD- Midnightmares (2012)

DREAMING DEAD vienen de Estados Unidos, concretamente de Los Angeles, y presentan su segundo opus tras su debut "Within one" de hace tres años. Comandados por la guitarrista y vocalista Elizabeth Schall, practican un Death Melódico con reminiscencias ocasionales de DEATH, sobre todo por algunos desarrollos más pseudo-técnicos que recuerdan a las audacias de Schuldiner, aunque se quedan muy lejos. En este trabajo el grupo lo completan Juan Ramírez al bajo y voz de apoyo y Mike Caffell como batería y también voz secundaria. El grupo demuestra buen hacer, ideas claras y mucha energía, sobre todo su líder, que tiene trabajo extra compaginando sus dos labores y logra hacerlo con soltura.

La parte compositiva, sin embargo, no va mucho más allá de una buena recreación de las fuentes que les sirven como punto de partida e influencia. Han filtrado toda esa herencia y por el camino no le han añadido nada especialmente personal, todo suena correcto y entretenido y de hecho sirve para pasar un buen rato, pero les falta ambición a la hora de presentarse como una propuesta con nombre propio. Lo curioso es que al mismo tiempo dan indicios de poder hacerlo, porque los temas inicial y final, ambos instrumentales, y el tema que está justo en medio del álbum, a modo de bisagra y también instrumental, son lo más variado y llamativo del disco. Quizá ellos no lo ven así y plantean como composiciones principales los temas "normales", pero justo en estos es en donde más tiran de tópicos previsibles, mientras que en los otros tres aparecen interesantes aportaciones, velocidades variadas, partes acústicas, ambientes casi Doom, ramalazos de BLACK SABBATH, una mayor expresividad y en general un rango más diverso de elementos.

Los temas principales, como decía, ni tienen ideas especialmente inspiradas ni salen mucho de una serie de patrones preestablecidos. Hay momentos algo más ocurrentes, como el principio de "Lapse" o alguna sección intermedia de "Overlord", pero ahí queda todo. Su mayor mérito por encima de lo compositivo es la ejecución, intensa y convincente, con unos arreglos guitarreros bastante trabajados, aprovechando bien los dos canales con partes que se complementan entre sí, un bajo nítido que frasea con autonomía y una voz rabiosa a la que se suman las otras dos ofreciendo oportunos contrastes. Lo dicho, han aprendido bien la lección y la plasman con eficacia, ahora falta que hagan la suya propia.

(Originalmente publicado en Xtreemmusic.com)

domingo, julio 15, 2012

WHORETOPSY- They did unspeakable things (2012)

El debut de estos australianos es una estupenda prueba de que no sólo hay buen Slam en Alemania o en Estados Unidos, y también de que se puede practicar el estilo con toda su pureza pero a la vez darle gracia y variedad y aprovechar sus recursos, por pocos que sean. Lo que ofrecen estos angelitos de tan edificante nombre es más de lo mismo, ritmos arrastrados, dobles bombos martilleantes y riffs prototípicos dentro del género: pocas notas, muy cerca unas de otras, con ritmo regular muchas veces y si no, con ese punto medio groovy que por momentos flirtea con el Deathcore. Historias de sadismo, misoginia y depravación narradas por una voz gutural pero no infrahumana que alterna con otro registro chillón más agudo. Entonces, ¿qué les hace diferentes? En principio nada, vistos sus rasgos generales, pero aun dentro de ese marco objetivamente tan convencional existe margen para evitar hacer las cosas de manera ramplona, y WHORETOPSY lo consiguen.

Lo hacen desplegando una buena variedad de ritmos, aunque todos se muevan en tempos lentos y tengan carácter pesado y machacón. También gracias a cambios de ritmo que no son exageradamente bruscos ni pasan de un extremo a otro de la paleta, sino que tienen relación entre sí y quedan bien. También mediante transiciones fluidas en lugar de recurrir única y exclusivamente al "stop and go". Y especialmente usando frases solistas en medio de los temas y a veces dándoles casi tanto protagonismo como a los riffs ("DPI" o "Necrobordello" son buenos ejemplos, pero hay muchos más), lo que hace que no haya una abrumadora saturación de guitarras rítmicas. Los títulos de los temas no son tan típicos como de costumbre y revelan un cierto gusto por un refinamiento del horror, que a la vez es más retorcido. La mayoría de temas tienen intros pero siempre breves (y lo bueno, si breve...), el doble uso de la voz ya lo he mencionado, y no hay que desestimar el buen ojo que tienen para componer riffs elementales y esquemáticos sin repetirse a sí mismos, un mérito extra teniendo en cuenta la limitación intrínseca del género en este sentido. Y otro mérito añadido para el caso de este álbum es que, pese a estar grabado con batería programada, no suena excesivamente mecánico, y además hace unos redobles y rellenos muy creíbles, lo que permite que las transiciones que mencioné antes sean tan efectivas. Por último rematan con un "Human error" cuyos dos últimos minutos plantean una muy interesante outro musical a base de cuerdas sobre una base de Death, un final muy sugestivo y apropiado, lejos de los ruiditos aleatorios con que tantas veces se nos estafa. Con todo esto confeccionan un disco que, sin ser revolucionario ni genial, está por encima de la media y resulta muy satisfactorio.

(Originalmente publicado en Xtreemmusic.com)

jueves, julio 12, 2012

VELOCIDAD ABSURDA- Inexorably doomed to cataclysm (2012)


Sólo un año después de su primer disco completo, aquí tenemos el segundo de VELOCIDAD ABSURDA, esto sí que es "recuperar el tiempo perdido" y compensar la larga espera de épocas anteriores. Lo primero que le viene a uno a la cabeza en un caso así es si no estaremos ante un exceso de precipitación, si no será que han querido aprovechar el tirón y el buen momento del grupo y se han lanzado demasiado pronto a la piscina. La respuesta es no, y la conclusión, por tanto, que lo que ocurre es que verdaderamente están en racha, las cosas les salen bien y sin duda deben aprovechar el momento.

El planteamiento del disco parte de lo que ofrecieron en "Reborn for the extermination", pero lo lleva un paso más allá en todos los aspectos. No sólo conserva su estilo, sus señas de identidad y sus rasgos principales, sino que los supera y logra encontrar una estupenda forma de continuar aquel trabajo. Las partes brutales han aumentado su presencia, la voz es aún más gutural y cavernosa y los tempos algo más rápidos, es decir, que su propuesta se vuelve más radical pero sin pasarse de la línea y sin dejar de ser reconocibles como grupo. Su gran acierto es que no han dejado de ser ellos mismos, sino que sólo han reforzado ciertos elementos que ya existían.

Dentro del gusto por la brutalidad han preferido no buscar una producción ultramoderna, digital y fría, ni tampoco grabar un disco ininteligible a base de técnica y partes intrincadas. El sonido vuelve a ser denso, orgánico y crujiente, como hace un año, y el ambiente general conserva el gusto por lo macabro y lo oscuro, en la mejor tradición del Death Metal con raíces. Con una admirable sencillez de medios consiguen sonar aún más compactos que antes, ningún instrumento destaca -ni es a lo que aspiran- pero entre los tres, mas la voz en su doble ataque, consiguen presentarse como un bloque sin fisuras y levantar un monstruoso muro de sonido.

Los temas también siguen los criterios compositivos ya conocidos: riffs de mediana complejidad, ocasionalmente algo más técnicos pero en general concebidos para ser asimilados sin tremendos esfuerzos, frecuentes armónicos chillones, partes pesadas aunque con menor presencia que las rápidas, y muchos cambios de ritmo, si bien hay que destacar que los realizan con menos brusquedad que en su anterior entrega y que también en este apartado se nota una mejoría considerable. Lo que no cambia, e incluso se acentúa, es la sensación de que a los temas les falta una personalidad propia especialmente marcada, o que muchos fragmentos podrían aparecer en cualquier otro sitio y no pasaría nada. En este sentido me quedo con "Abiotic abyss" y "Dawn in the world burning with napalm", dos temas que en buena medida condensan las virtudes del disco entero y también sus limitaciones.

(Originalmente publicado en Xtreemmusic.com)

lunes, julio 09, 2012

ANTIGAMA- Stop the chaos (EP, 2012)

Quiero pensar que ANTIGAMA se han tomado este EP como un tránsito entre discos "normales" dentro de su catálogo, porque está entre lo más convencional que han hecho nunca. Unos pocos temas que en el 99% suenan a NAPALM DEATH de forma exagerada, pero además a los ND más previsibles. Es decir, Grindcore básico a toda leche, sin ninguna otra perspectiva desde la que contemplarlo, salvo por unas cuantas disonancias y algunos riffs particularmente desquiciados. Es sin duda un trabajo bastante vulgar (sin matiz peyorativo) por parte de estos polacos, hay que reconocer que es ameno, fácil de escuchar y tremendamente cafre e intenso, pero también muy alejado de los originales ritmos y personalísimas texturas de discos como "Intellect made us blind". Es verdad que desde el "Resonance" del 2007 se empezaron a notar síntomas de una mayor ortodoxia, pero mantenían su identidad más que reconocible. Ahora suenan a un grupo más del montón, tocando de forma ultrafuriosa pero sin aportar prácticamente nada de lo que les hizo ser distintos y excitantes. En un grupo de su categoría semejante giro es una pena. Por otra parte, ¿qué sentido tiene meter una instrumental ambiental de cuatro minutos en un disco de quince? Lo dicho, supongo que se lo toman como un pasatiempo y poco más, pero incluso así no veo razonable que haya que publicar todo lo que a uno se le ocurre como distracción en sus ratos libres. Quizá si lo hubieran sacado en forma de Split...

(Originalmente publicado en Xtreemmusic.com)

viernes, julio 06, 2012

ENTHRALLMENT- People from the lands of Vit (2012)

A veces no hace falta nada especial para que un disco destaque, ningún afán por renovar, ningún empeño por reinventar la rueda ni ser originales. Basta con que te dé en la mandíbula con un buen puñado de temas directos, inspirados y competentes. Eso es lo que ocurre con el tercer disco de los búlgaros ENTHRALLMENT, en mi opinión el más maduro (no se entienda mal el término) de su carrera y desde luego el mejor producido y un buen paso adelante en una trayectoria simpre ascendente. Potente y sin ocultar su vocación de ofrecer Brutal Death clásico con temas de toda la vida, su secreto es precisamente que no tiene ninguno, y su mérito ni más ni menos que tener unas cuantas buenas ocurrencias en los riffs y luego unirlas en temas sencillos que ejecutan con la furia de un demonio enloquecido.

Las fórmulas magistrales a veces funcionan y a veces no, con el riesgo añadido de que cada vez están más gastadas, pero en este caso, para mí al menos, funciona de sobra. Será quizá cuestión de gustos y a unos les parecerá vulgaridad de planteamientos lo que otros entendamos como música atemporal y claridad de ideas, allá cada cual. Y con lo siguiente que me viene a la cabeza podrá parecer que meo fuera del tiesto, pero en el Heavy de toda la vida, por ejemplo, o en cualquier otro género de marcada simpleza de medios, no valen los argumentos ni las razones para justificar que un disco sea o no bueno. La cosa es: "funciona" o "no funciona", ya está. Por qué el "Back in Black" es un discazo, teniendo idénticas estructuras, estilo, tipo de riffs, etc., que todos los demás discos de AC/DC... ah, porque sí. Póngase en su lugar el "Black Metal" de VENOM y mi analogía parecerá menos extravagante. O quedándome aún más cerca, por qué los primeros discos de NUCLEAR ASSAULT son acojonantes y luego perdieron la chispa... misterios. Algunos temas funcionan y otros no.

Pues algo así pasa aquí. Y dejándome ya de digresiones, añadiré que los temas de este disco ofrecen riffs básicos pero efectivos ("Chemical romance", "Devoted to delusion"), blasts elementales pero que enganchan, cambios de ritmo de los de siempre, partes pesadas con doble bombo a piñón, trémolos ("A full land of worms..."), armónicos ("Obsessed by just anger"), solos intensos y una voz que gruñe pero que vocaliza y no se ahoga en el fango de la guturalidad. Todo ello socorrido por una producción igual de clásica: clara y contundente pero alejada de la frialdad digital que habría arruinado una propuesta como esta. Quizá cuando ya llevan seis temas seguidos empezando con los mismos blasts la cosa empieza a oler, y hacen mal en separar tanto los temas "Chronicle of sorrow" y "Fruits of pain and blue sky" (1 y 8, respectivamente), que le dan otro aire al conjunto y equilibran mucho la balanza rítmica. Aun así, los riffs van directos a la cabeza, los temas cumplen y la fórmula, una vez más, funciona.

(Originalmente publicado en Xtreemmusic.com)

martes, julio 03, 2012

BLOODSOAKED- The death of hope (2011)


Tercer disco completo de BLOODSOAKED, o lo que es lo mismo, de Peter Hasslebrack, integrante exclusivo de esta formación (aunque desde este año se hace acompañar por el guitarra de MALEBOLGIA Joseph Byron), al igual que ocurre con otras tantas bien conocidas como PUTRID PILE, INSIDIOUS DECREPANCY, THIRST OF REVENGE en España, y un largo etcétera. Tercero en su cuenta y me apresuro a decir que seguramente el mejor de los tres, el más logrado y el más variado, dentro de la poca originalidad habitual de este sujeto. La primera mejora que encontramos es la batería, compuesta por el estupendo batería de ATROCIOUS ABNORMALITY y ex-LUST OF DECAY Brent Williams, quien también participa como músico de sesión, y programada por Shane McFee. El sonido, aunque no está nada mal, peca del carácter artificial que suele tener casi siempre en estos casos (salvo la muy honrosa excepción del último disco de los mencionados THIRST OF REVENGE). Esta vez, como digo, no es de las peores e incluso está bastante bien, y además siempre se agradece el toque espontáneo de un batería al frente de los parches, haciendo sus redobles, sus rellenos, sus cambios e imprimiendo su propio estilo. En este disco es casi peor la grabación de las guitarras que la de la batería: no sé por qué, pero las producciones de BLOODSOAKED son en general bastante lineales, con poco relieve y poca gama dinámica, y este caso tampoco es distinto. Es uno de esos discos cuyos temas se reciben y disfrutan mejor por separado -unos más que otros, claro- que todos seguidos, porque la producción excesivamente aséptica acaba por limar sus diferencias y abotargar un tanto al oyente. La voz sale muchísimo mejor parada, con un registro menos unidimensional que en anteriores trabajos y una expresividad muy superior a la de los instrumentos.

En lo demás hay que alegrarse de que Hasslebrack haya introducido una apreciable variedad rítimica en los temas -no tanto en los riffs, que siguen abusando muchas veces de una inoperante regularidad-. Esta variedad se concreta tanto en los cambios dentro de cada tema como en los tempos de los temas comparados entre sí, de manera que hay unos más pesados como "Obsessed with hate" o "Consume the flesh" frente a otros más rápidos como "Infestation" o "Mauled", pero ninguno se queda todo el tiempo en una sola velocidad y además el disco no abusa de los blasts omnipresentes, otro punto importante a su favor. También hay estribillos reconocibles, pero nunca facilones, como en "Grinding your guts" o la mencionada "Infestation", en la mejor tradición de temas como el "Suicide" de su segundo álbum. Entre unas cosas y otras el disco consigue alzarse por encima de sus predecesores y lo hace por méritos propios, una lástima que la producción no le dé el empuje definitivo y el sonido orgánico que tanto le beneficiaría. Dejo para el final una observación que no es en absoluto anecdótica, sino que revela hasta qué punto cuesta hoy día que un grupo no suene a otras veinte mil cosas anteriores: el tema "No god" (del que se hizo un vídeo) es durante buena parte de su duración una recreación del "The angels venom" de MONSTROSITY del álbum "In dark purity" de 1999, en todos sus cambios, secciones y ritmos. Lo relevante es -asumiendo que nadie va a ser tan tonto de plagiar deliberadamente a grupos consagrados- que el inconsciente colectivo traiciona a los músicos mucho más a menudo de lo que solemos pensar, y este tema es posiblemente una de las mejores pruebas.

(Originalmente publicado en Xtreemmusic.com)