martes, mayo 31, 2011

DOOMED- Doomed to death, damned in Hell (2010)

Un grupo en el que estén presentes Danny Coralles y Chris Refiert tiene unas enormes posibilidades de sonar a… AUTOPSY, en efecto, y así ocurre en este disco que recopila en un solo álbum todo el material compuesto por la banda, que se reduce a nueve temas. Concretamente, este CD reúne las Demos “Haematomania” de 1992 y “Broken” de 1993 y les añade una grabación en directo del tema “Witches”, procedente de la primera. En realidad esa agrupación de materiales, salvo el tema extra, es la misma que el mencionado “Broken”, ya que esta Demo en cinta incluía en su segunda cara los temas de “Haematomania”.

En forma de vinilo ambas Demos tardarían más tiempo en ver la luz, la primera con sólo un año de diferencia en Peaceville Records, mientras que “Broken” no lo haría hasta 1997, bajo el sello Relapse. Ahora todo ese material se publica en forma de CD de la mano de Aphelion Productions y se redondea con la citada pista en directo, poniéndole al conjunto el título de uno de los temas de “Haematomania”. Y si pasamos por alto la escasa duración total, estaríamos hablando de un álbum perfectamente coherente y homogéneo, tanto en estilo como en sonido.

Sin ser ninguna maravilla, ofrece una buena ocasión para que los seguidores a ultranza de estos dos artificieros sónicos completen su legado, y dado el año de publicación original de las Demos es también un testimonio de notable interés histórico. Quizá no tan oscuro como AUTOPSY ni tan violento como ABSCESS, pero desde luego resulta entretenido y posee el mismo planteamiento básico marca de la casa, con un enfoque más hardcoriano sucio y menos Death en la segunda Demo. En cualquier caso, lo que tenemos aquí es la exhibición en estado puro de las raíces que entonces estaban creando y a las que aún hoy se mantienen inquebrantablemente fieles.

(Originalmente publicado en Xtreemmusic.com)

lunes, mayo 30, 2011

DILUVIAN- Epidemic (2010)

En diversos lugares se cita a esta banda como un exponente de Deathcore, pero no creo que la etiqueta por sí misma abarque todo lo que ofrecen. Tienen elementos tomados del Deathcore, como los breaks, el sonido disparado de la batería o el sonido de la voz, pero si se piensa bien, esto es más la presentación externa de la música que la propia música. En esta hay lugar también para las influencias del Death europeo con ciertos giros melódicos (“Cast in stone” o “Modern mass control” son buenos ejemplos), y en general muestran un claro gusto por los riffs inteligibles y los ritmos regulares, es decir, presupuestos alejados del Deathcore más militante.

El grupo suena totalmente profesional y el disco está trabajado a conciencia, pero se les podría pedir una línea compositiva más individual, ya que su enfoque es el mismo de otros muchos grupos y, al igual que ellos, les falta forjarse una identidad propia. Tampoco contribuye a esto la alternancia de estilos en la que incurren a veces, porque no es que los fusionen, sino que pasan por uno después de otro sin más: de repente suenan unos gruñidos de gorrinillo en “Beholding the ocean’s throne”, o el tema se abre a una inesperada sección en plan Slam, al igual que en “You’re wretched”, o aparece un pasaje especialmente melódico, todo lo cual acaba dando una impresión de estilo muy poco unitaria.

Buenos solos y una oportuna y bien planteada instrumental en medio del disco son otros méritos a su favor, además de una lograda producción y en general el gran esfuerzo que demuestran con su primer álbum completo, rasgos estos últimos habituales en los grupos franceses. En su propio beneficio espero que logren singularizarse frente a la marea de competidores y que se decidan a no seguir caminos ya trazados, de esa forma podrán dejar atrás el encasillamiento en el Deathcore que amenaza con limitar su creatividad y que, en el fondo, les hace poca justicia.

(Originalmente publicado en Xtreemmusic.com)

domingo, mayo 29, 2011

DENOUNCEMENT PYRE- World cremation (2010)

Tras una serie de EPs y Demos, este grupo australiano que viene a ser un proyecto en solitario de Decaylust con colaboradores publica su primer disco completo. Sin grandes pretensiones más allá de la atractiva portada, porque la música está grabada con excesiva simpleza de medios y compuesta con la misma o aún mayor simpleza. Son ocho temas de Black satánico y ciertos guiños al Death, la mayoría por encima de los cuatro minutos de duración, pero con muy pocas ideas que ofrecer y un aspecto general demasiado esquemático.

El estilo puede recordar a BLASPHEMY o a los primeros discos de BATHORY, aunque sin su privilegiada inspiración. Antes al contrario: los riffs, los ritmos, la batería, todo es del montón, genérico e incluso repetitivo. Pero es que además han elegido un sonido tan metálico y afilado y una producción tan nítida y diferenciada que el resultado final no tiene apenas capacidad de seducción. Por poner un ejemplo, cuando grupos como IMPIETY o DECEPTION sacan un disco en el que todo resulta conocido, lo compensan con creces a base de un sonido infernal y una avalancha de salvaje brutalidad que te deja boquiabierto, cosa que aquí no ocurre ni de lejos.

Remontan un poco el vuelo en temas como “Purification”, o en la final “Invination of poison”, con algunos pasajes salvables que recuerdan a SATYRICON, pero no hay muchos más ratos que logren mantener el interés, crear tensión o al menos resultar evocadores.

(Originalmente publicado en Xtreemmusic.com)

sábado, mayo 28, 2011

DARKESTRAH- The Great Silk Road (2008)

Esta es por ahora la última entrega discográfica completa de DARKESTRAH –acaban de publicar un EP con tres temas-, grupo de Kirguizistán ahora realojado en Alemania en quienes confluyen muchas peculiaridades que los convierten en un grupo singular e incluso llamativo. Pero esto por sí mismo no volvería interesante su música si no hubiera valores sólidos más allá de lo que parecen curiosidades o anécdotas.

Para empezar… sí, Kirguizistán es un sitio bien raro para que surja un grupo de Black Metal, porque el pequeño y montañoso país tiene mayoría de población musulmana, aunque el estado sea laico, porque pertenece a Asia –aunque en tiempos fuese una república soviética-, con todo lo que eso implica de salto cultural y de falta de tradición metálica, y porque son cuatro gatos. DARKESTRAH salvan todos estos escollos con una solución común: practican Black Metal épico fundido con elementos folk, de modo que el satanismo queda alejado de sus postulados en beneficio del paganismo a la vez que integran sus raíces culturales en su propia música y evitan así ser un grupo de intrusos queriendo sonar artificialmente europeos. Y si en el país son pocos, menos competencia.

De hecho, en Metal Archives aparecen sólo ocho grupos kirguistaníes, mientras que grupos ucranianos hay más de cuatrocientos, pero claro, en Ucrania son cuarenta y cinco millones de personas y en Kirguizistán cinco. Menciono Ucrania porque hay muchos rasgos de este disco que recuerdan a DRUDKH: el paganismo, el sonido áspero, la crudeza general o el gusto por las obsesivas repeticiones de frases y riffs en largos pasajes que se vuelven hipnóticos. La diferencia viene dada por el sesgo épico de DARKESTRAH, su hinchazón armónica, sus aires de grandeza que a veces se plasman en elementos casi melódicos, como en el final de la majestuosa “Kara-Oy” (en donde, por cierto, se oye el Temir-Komuz, esa pequeña arpa de boca que también usan grupos como los rusos KOB).

Otra peculiaridad es que al frente del grupo hay una chica ocupándose de la voz, pero ni en sueños sería posible sospecharlo, y su labor es tan intachable, fiera y rasposa como la de tantos de sus colegas masculinos. La inclusión de instrumentos originales o instrumentos clásicos de cuerda sería otro punto llamativo, así como el título del álbum, pero tanto lo uno como lo otro van mucho más allá de la mera anécdota y están perfectamente integrados en el conjunto del disco: los instrumentos muchas veces articulan los propios temas, ya que se encargan de frases importantes y la estructura tiene en cuenta sus distintas apariciones, y respecto al apartado temático qué decir… Un álbum cuyo título habla de la Ruta de la Seda que unía Oriente con Occidente (pasando por Kirguizistán) tiene, de entrada, perspectivas de ofrecer algo distinto, personal y fresco.

Y en general ese es el gran valor que logran con total éxito, porque puede que algunos trozos decaigan un poco o que no todos los riffs sean gloriosos, pero al valorar un disco no cuentan sólo las canciones como tal sino la forma en que se combinan con todo lo demás que hay en el disco, de manera que el conjunto es más que la suma de sus partes. Y aquí hay instrumentación, arreglos, creación de ambientes, melodías bien repartidas, transiciones instrumentales, letras originales y personalidad y buen criterio al combinarlo todo a lo largo de cuatro ambiciosos temas que superan los cincuenta minutos de duración, con una pequeña outro de propina.

(Originalmente publicado en Xtreemmusic.com)

viernes, mayo 27, 2011

DARKENED NOCTURN SLAUGHTERCULT- Saldorian spell (2009)

Este es ya el cuarto disco de estos incansables alemanes entregados a las causas más oscuras y malévolas, y viene en forma de trallazo de Unholy War Black Metal directo, sin contemplaciones y a toda velocidad. No hay nada innovador ni original, y siendo objetivos, ni siquiera personal, pero cumplen satisfactoriamente con todas las premisas que se pueden esperar del Black más ortodoxo y beligerante, tienen intensidad de sobra y un alma purulenta que infectará cuanto se ponga cerca.

Muy pocas veces frenan la ultraveloz maquinaria de guerra, como en la primera parte de “Dispatching the curse of uncreation”, la sección central de “Suitor of death” o en diversos momentos aislados y siempre cortos, como en “Kataklysmic bretherens” –uno de los temas más furibundos y venenosos del álbum-, pero no mucho más, porque los blasts lo presiden todo casi de forma permanente. Y sobre ellos sobrevuela una voz igualmente ajustada a los cánones del género, maléfica, áspera y ponzoñosa.

Buen disco si no se le pide más que una nueva entrega de Black Metal tocado con toda la rabia posible, una reedición de las esencias del género, y en conjunto complacerá a los devotos de DARK FUNERAL, MARDUK o los primeros DARK FORTRESS. Hay muchos discos similares y muchos grupos que han aprendido la lección con igual cuidado, pero ellos ganan algo de relieve gracias a una ejecución diabólica como pocas que les hace destacar con bastante merecimiento.

(Originalmente publicado en Xtreemmusic.com)

jueves, mayo 26, 2011

TYRANEX- Extermination has begun (2011)

Ayer mismo se publicaba de manera oficial a cargo de Infernö Records el disco debut de este trío sueco, y debo confesar que es lo más excitante, novedoso, sorprendente y adictivo que me he echado a la cara en mucho tiempo. Un trallazo de Thrash Metal áspero y bronco sacado de las entrañas más primitivas del género, que rezuma autenticidad por los cuatro costados, actitud, sonido, entrega y pasión desbordantes, y sobre todo unos temas que, uno tras otro, parecen sacados de una recopilación de grandes hitos del Thrash, una verdadera antología, un festival de inspiración de principio a final.

Eso sí, tal como se deduce de su estilo y orientación, todos sus materiales son cosa conocida y no inventan nada. ¿Por qué son novedosos entonces? Por muchas razones, la primera porque lo importante no es que los materiales sean o no patrimonio de décadas anteriores, sino que los usen con personalidad, además de con gracia y buenos resultados, y aquí todo eso se cumple a rajatabla. Es más, los resultados son excelentes, pero en esto entraré luego. Son novedosos dentro del actual contexto de revival del Thrash porque no están aplicando sin más las fórmulas heredadas, como casi todos los grupos, sino que les añaden las suyas propias, como la peculiar querencia por incorporar a todos los temas una sección de tempo más lento que da un giro hacia algo que unas veces es casi Heavy, otras NWOBHM, aunque siempre en plan macarra y rugiente, o la inclusión de bastantes elementos melódicos, en ocasiones asociados con esas secciones centrales o a veces en otras partes de los temas (aunque en realidad cabría hablar de una orientación melódica general en su estilo), o también el gusto por crear estribillos de los de siempre, estribillos en toda la dimensión de la palabra, pegadizos, memorables y coreables a tope.

Y luego está la voz de la desquiciada cantante, guitarrista y fundadora, tan personalísima y desafiante como todo en este grupo, una voz que tan pronto chilla como ladra o escupe maldiciones, y que cuando sube a los agudos recuerda al mejor Bobby Ellsworth o a las excentricidades de unos CIRITH UNGOL, otro grupo con un marcado sentido de la individualidad, pero sin perder nunca su timbre de fémina, en la mejor tradición de nombres como Debbie Gunn, Dawn Crosby o Sabina Classen.

Pero nada de lo anterior sería definitivo si los temas no acompañaran, y vaya si acompañan. Es verdad que en todos superan el alto listón de agresividad y entrega, que todos tienen cambios de ritmo introducidos con fluidez y gracia, una estructura variada a la vez que sólida, arreglos adecuados y hasta unos solos estupendos, pero no hablo de eso… hablo de grandes ideas. Grandes, inspiradísimas ideas, por sencillas que sean. Eso es lo que más brilla en este disco, y mira que todo lo demás es bueno. Un torrente de frases y riffs geniales, pletóricos de inspiración, y unos estribillos tan “catchy”, si se me permite el anglicismo, como hacía tiempo que no oía, pero es que también lo son las estrofas y los preestribillos y los puentes. Sin hacer nada del otro mundo, sin tener un nivel técnico sobresaliente, sin salirse de fórmulas básicas, pero por dios, qué han comido estos suecos para saltar de repente con temas como “As the cross crumbles”, “Awakening the dead” o “Tormentor”, y, a la vez, qué demonios tienen esos temas para enganchar tanto siendo tan simples, o cómo es posible que no se parezcan a ningún otro a estas alturas de la película.

Y además saben lo que se hacen y lo hacen con esmero, como revela el hecho de que, siendo todos los temas muy rápidos, hayan colocado el único a medio tiempo justo en quinta posición, a modo de bisagra, para equilibrar el conjunto a ambos lados, o los discretos arreglos que a veces se traducen en dobles melodías de guitarra, o los propios solos, o los ocasionales coros masculinos. El grupo ha tenido un segundo guitarra en sus filas aunque ahora funcionan como trío, pero esperemos que retomen esa otra formación porque la aprovechan muy bien en diversos pasajes. Sinceramente, no se me ocurre ningún grupo que en la actualidad esté volcado en el Thrash en plan Old School con más capacidad de convicción y menos carácter pretencioso que estos suecos, y que a la vez estén tocados como ellos por la gracia de las musas y estén creando una música tan enérgica, adictiva y bien hecha.

(Originalmente publicado en Xtreemmusic.com)

miércoles, mayo 25, 2011

AXECUTER- Bangers prevail (Demo, 2011)

Hoy justamente se publica de manera oficial esta Demo en formato casete por cortesía del sello Infernö Records. Tres temas de puro Heavy Metal aunque con un pie y medio en la mutación que a principios de los 80 desembocó en el Speed y el Thrash, es decir, riffs algo más cortantes, mayor agresividad general, nada de concesiones a la melodía, voces que progresivamente van dejando de cantar y velocidad por un tubo, aunque el tercer tema lleva un tempo lento y pesado, salvo en la parte final, y un deje en la voz a lo Ventor de KREATOR en el “Pleasure to kill”.

Ciertamente son entretenidos, pero no sé si se debe a que sólo hay tres temas y así no da tiempo a aburrirse, porque si uno lo mira fríamente no puede más que reconocer que los temas son de una ramplonería suprema, los riffs, los cambios, la ejecución, las estructuras, todo es tan rudimentario que lo único que supera el nivel de principiante es el sonido, e incluso esto merece un comentario: si el sonido resulta elogiable es simplemente porque es tosco y primitivo, tal como le conviene al estilo del grupo, lo cual no es tan difícil de conseguir, sino todo lo contrario.

De todas formas los dos primeros temas enganchan, la verdad, quizá algo menos el primero –que da título a la Demo-, por su estribillo un poco tontorrón y como “demasiado heavy”, mientras que el segundo tiene un enfoque más híbrido, estilo primeros EXCITER o grupos como MEDIEVAL, que lo vuelve mucho más interesante, menos monodimensional. En conjunto la Demo deja una impresión irregular pero no insatisfactoria, y quizá cuando completen su anunciado disco debut nos sorprendan con una buena selección de temas verdaderamente inspirados.

(Originalmente publicado en Xtreemmusic.com)

martes, mayo 24, 2011

MAGISTRAL FLATULENCES- Pussyfist (2010)

Enfermos de la depravación porno-grind, vengan todos a saborear el banquete de vulvas chorreantes y los placeres del esclavismo sexual. Pero siempre dentro de un sentido del humor muy a la francesa y con una música más accesible y menos brutal de lo que pudiera pensarse. Lo que ofrecen estos lunáticos es media hora de voces guturales junto a otras aún más guturales, Grindcore a media velocidad, sonido metálico con producción clara –que puede recordar a sus compatriotas INHUMATE o a los rusos ANAL NOSOROG-, samples de mujeres forzadas que aún piden más y mucho cachondeo con temas como “Wolvurine Blues” o “Impaled Nazurine”.

La diversión está garantizada y la agresión sonora también, mientras que la perversión al final no es para tanto, y sabiendo cómo está el panorama de aberraciones extremas tanto en las letras como las imágenes de muchos grupos, a cual más retorcida e inimaginable, en este caso títulos como “Saint hole”, “Maxi pleasures” o “Fucker power” no van más allá de esbozar una sonrisa jocosa en el oyente. Luego hay otros algo más explícitos, tipo “Old fermented vulva remains”, “Cum gargling regurgitation” o “Respect your car, despise your wife”, pero en realidad esto es lo más lejos que llegan y además no deja de tener su coña.

La música es brutal, qué duda cabe, pero la contención rítmica y la diáfana producción del disco ayudan a que todo se entienda bien y evitan la indescifrable masacre sonora que otras veces encontramos en el género. Aquí lo único pastoso son las voces, a diferencia de las guitarras y sobre todo de la batería, que tiene toda la pinta de ser programada y suena perfectamente nítida, mientras que la mayor contundencia la aporta el bajo-bulldozer atronador. Y los temas prefieren ritmos cabeceables en vez de usar sólo blasts, tienen suficiente variedad de velocidades como para ser amenos y distinguibles, y muchas veces inventan ocurrentes juegos entre las voces –como en “Mini size”- o incluso usan algún discreto toque solista como en “Mother’s vagina”, entre otras cuantas.

Le añadimos los efectos sonoros de turno y varias rarezas en las estructuras –como algunas partes extra después de que el tema parezca haber terminado, aparte de un tema final techno-grind especialmente cachondo-, y el resultado es mucho más que satisfactorio. Quizá los devotos de la degeneración extrema y la pastosidad sonora lo encuentren flojo, pero visto al margen de posturas radicales, creo que esto es un producto de lo más logrado y a la vez equilibrado que se puede conseguir sin traicionar los presupuestos del género.

(Originalmente publicado en Xtreemmusic.com)

lunes, mayo 23, 2011

DIE HARD- Evil always return (EP, 2008)

Cuando un grupo no ofrece absolutamente nada nuevo pero resulta entretenido, sólo cabe reconocerlo. Y cuando además logra convencer y transmite la sensación de que hace esto por simple pasión, devoción o como se le quiera llamar, más aún. Claro, que ambas cuestiones están sujetas a la apreciación subjetiva de cada uno, y lo que a alguien le parezca entretenido no tiene por qué serlo para todo el mundo, de igual manera que tampoco es fácil argumentar por qué un grupo resulta genuino y otro no. Quizá, puestos a intentar fundamentar este tipo de valoraciones, ayude el comprobar que DIE HARD militan en el underground discográfico más incuestionable, con producciones sólo en formato vinilo, tiradas de 500 ejemplares y una constancia admirable, a razón de un disco por año –casi todos EPs- o a veces más.

Todo esto no dice nada de su calidad musical, pero sí de su actitud y, por ende, de su orientación estilística. El propio nombre está tomado del tema de VENOM, lo cual también dice mucho al respecto; en realidad un nombre así de simple no parece que deba poseer paternidad reconocible ni exclusiva, pero es que ellos versionaban ese tema en su segundo EP del 2009 y también lo han hecho con el clásico “Countess Bathory”. Así que si alguien tenía dudas, que las deje a un lado: esto es Thrash Metal infernal, con regusto de apocalipsis y patrocinio directo del Armagedón.

Sin embargo, suenan mucho más metálicos y “thrasheros” que sus adorados dioses británicos, aunque mantienen intacto su espíritu camorrista, sus voces medio vomitadas y su caña sin contemplaciones. El disco empieza dando cera a base de velocidad, guitarras asesinas y sólo las imprescindibles alternancias rítmicas para no resultar monótonos pero sin dar lugar a más sutilezas, y así sigue durante tres temas. Luego incluso se atreven con unas melodías dobladas en el principio de “The weak lead the blind” antes de volver por los mismos derroteros, y los dos últimos temas mantienen la tónica, aunque para entonces empiezan a repetir cosas ya oídas en los anteriores y el último es abiertamente simplón y aburrido.

Aun así la proporción sale favorable y confirma que el formato EP es el más apropiado para este tipo de grupos con recursos musicales más bien limitados. Seis temas, veinte minutos bien aprovechados, salvo el bajón final, y mejor dejarlo ahí antes de que empiece a decaer. Y, como decía al principio, estos tipos no intentan demostrar nada, no necesitan caer bien ni cumplir las expectativas de una compañía de discos con aspiraciones de multinacional, simplemente hacen lo que les gusta y además les gusta cómo lo hacen, y eso al final se nota.

(Originalmente publicado en Xtreemmusic.com)

viernes, mayo 20, 2011

KREON- Impact winter (2009)

El sello alemán Obscure Domain no se ha prodigado mucho desde que empezó a editar material en el año 2006, pero suele publicar cosas de calidad y además elegidas con coherencia. Una de las más meritorias consiste en los también alemanes KREON, que se decantan por el lado del Death Metal con sabor clásico, orientación oscura, atmósferas impenetrables y muralla sónica aplastante. Y así como sin darse cuenta han engendrado un disco impresionante, una obra atemporal que recoge la mejor influencia de nombres gloriosos como ASPHYX, MONSTROSITY, IMMOLATION o MORBID ANGEL, la pasa por su propio tamiz y la actualiza en pleno siglo XXI a través de ocho cortes de factura casi perfecta.

Más digno de alabanza resulta aún el hecho de que este sea su debut discográfico oficial, aunque el grupo lleva en activo desde el 2003 y sacaron una Demo en el 2005 con seis temas. Ahora su primer CD completo presenta cuarenta minutos largos de música pesada, dura, contundente y a la vez agresiva y cortante, sacada directamente de algún secreto y polvoriento volumen donde están escritas las reglas mágicas de la esencia del Death Metal. Un disco en el que adentrarse con calma, que exige atención al oyente y que en un principio puede no deslumbrar, en parte porque no es pegadizo en plan facilón, pero que tiene esa cualidad magnética de lograr que, una vez penetra en tu cerebro, no se va nunca.

Visto en su conjunto, es prácticamente una enciclopedia de ritmos, riffs y arreglos posibles en el universo sonoro del Death más ortodoxo, todo un abanico de diseños, frases, velocidades y hasta registros vocales. Y pese a esta enorme variedad logran lo que parece imposible, que es crear temas con carácter unitario, en los que siempre hay un riff principal –el más memorable- al que, tras toda suerte de cambios y secciones intermedias, siempre vuelven o bien retoman en distintos momentos, a veces con un acompañamiento rítmico distinto, creando así estructuras cerradas, temas con una arquitectura sólida, propia y reconocible. Toda una maravilla que desafía a una repetida serie de escuchas y que recompensa exactamente en la misma medida.

(Originalmente publicado en Xtreemmusic.com)

jueves, mayo 19, 2011

GODLESS- Ecce Homo - Post lux tenebras, Pulsio XIII ultima ratio (2010)

Como si de una misa negra se tratara, estos chilenos convocan a todos los dioses infernales durante cuarenta y seis minutos a base de Death Metal maléfico, blasfemo y oscuro, muy oscuro, con algunos pasajes casi Doom en los que el tempo es arrastrado hasta volverse angustioso. Remontándose a los INCANTATION más clásicos con todo su poder de sugerencia y su culto por las sombras, construyen una atmósfera totalmente hechizante a la que cuesta sustraerse, y en este sentido el disco no flojea lo más mínimo, no abandona nunca dicho planteamiento y consigue que no disminuya ni un solo instante su capacidad de evocación abismal.

Frente a INCANTATION, ya que los menciono, su sonido no es quizá tan espeso, rocoso, casi impenetrable, pero sí es oscuro y diabólico y está deliberadamente ecualizado en favor del registro más grave, pero al mismo tiempo cuenta con unas guitarras algo menos crujientes y un poco más afiladas que en el caso de los norteamericanos. También la voz está menos al nivel del subsuelo, pero gruñe, brama y aúlla como un auténtico poseso. La batería, por su parte, toma del Black el sonido amortiguado de la caja y el nivel preponderante de los platos, lo que contribuye de manera magnífica a reforzar el aura infernal de la música.

Es en el apartado compositivo donde los resultados desmerecen un poco, ya que no abundan los pasajes destacables ni las frases llamativas o al menos ocurrentes, además de que los temas tienden a ser un conglomerado de partes no siempre bien trabadas unas con otras, sino unidas a base de cambios de ritmo algo forzados. Y luego está el hecho de que apenas hay fragmentos que puedan retenerse en el oído ni siquiera con una mediana serie de escuchas, salvo quizá en el tema “The ancient dream”, pero paradójicamente esto es una virtud: en un disco con semejante título -y títulos de canciones-, portada y ambiente de ocultismo, tal circunstancia adensa aún más el carácter hermético de la experiencia sonora en su conjunto y la vuelve aún más creíble cuanto más impenetrable se muestra, tanto o más como su enigmática y fabulosa portada.

(Originalmente publicado en Xtreemmusic.com)

martes, mayo 17, 2011

CREHATED- Anthems of hate (2008)

Otro disco cuya portada+logo engañan. A simple vista parecen presentar otro grupo de retro-Thrash que idolatra a EXODUS y saquea su legado a partes iguales. Pero no, estos italianos ni están copiando a nadie, sean los mencionados o cualquier otro, ni están mirando hacia moldes ajenos y establecidos desde hace décadas para producir su propia música. Tampoco se puede decir que sean la avanzadilla del nuevo Thrash o el siguiente capítulo en la evolución del género, y ni falta que hace, por cierto, pero al menos son honestos y además variados, entre otras cosas.

La base de su estilo es un Thrash muy contundente, con gran peso del aspecto rítmico, y que toma como modelo la evolución que vivió el género a principios de los 90, cuando dejó paso a rasgos más groovies a la vez que levantaba el pie del acelerador. A esto le añaden toques lejanos de unos primeros MACHINE HEAD y hasta de Metal moderno, pero siempre con el sonido clásico y afilado del género, y la fórmula está lista. Un disco que suena clásico sin ser retro y actual sin ser vanguardista ni “post-nada”, sólo un buen ejemplo de cómo recoger influencias múltiples y fundirlas en algo sólido y creíble.

Ejemplos hay para todas las tendencias señaladas, y en general sin estridencias al pasar de uno a otro: “Howl of the demons” es una buena muestra de tema a medio tiempo y doble bombo redoblando sin piedad, mientras que “S.O.V.I.E.T” se deja llevar por la velocidad más clásica del género, aunque luego ataca con un estribillo demoledor y también a medio tiempo. Como temas con ritmos entrecortados y riffs más propios de épocas recientes tenemos “Tear you down” o “Violent circus”, el primero de ellos con más de ocho minutos y medio de duración que se pasan casi sin que uno se dé cuenta. Y por último, algunos temas combinan todas las tendencias, velocidades y ritmos sin que el conjunto sea chocante, caso de “Reborn in chaos” o la final “God’s executioner”, de nuevo superando los seis y los siete minutos respectivamente.

Pese a todo lo dicho, hay aspectos claramente mejorables. Para empezar, el sonido de la batería, que tiene un nosequé artificial que hace que no empaste bien del todo con el resto de instrumentos, aunque el doble bombo está tremendo y ya lo hubieran querido TESTAMENT para su “Practice what you preach”, por ejemplo. Y la música en sí tiene un cierto aspecto global como de boceto, pese a que no se le pueda achacar nada grave a la producción, más allá de lo mencionado; quizá sea la falta de arreglos, o que hacen falta más efectos de sonido, en especial reverb, o que el bajo apenas tiene protagonismo, o todo junto. Por otra parte, y dada la duración de los temas (51 minutos para ocho temas y un breve interludio acústico) y el estilo del grupo, a veces parecen quedarse en tierra de nadie y hay bastantes fragmentos que resultan demasiado poco elaborados para ser técnicos y demasiado poco directos para ser cañeros en plan Thrash primigenio.

La información en Metal Archives señala que se formaron bajo el nombre de REVENANT pero rápidamente pasaron a la denominación actual y que este CD lo autoeditaron ellos mismos, aunque también indica que en la actualidad se encuentran en el sello italiano SG Records. Quizá lo grabaran ellos solos en un primer momento, pero en la lista de publicaciones del sello el álbum aparece con su propio número de catálogo (SGCD007) y la biografía del grupo confirma que ficharon con SG a principios del 2008 y que el disco fue publicado por esta discográfica en octubre del mismo año.

(Originalmente publicado en Xtreemmusic.com)

lunes, mayo 16, 2011

CHAOSSWORN- Chalice of black flames (EP, 2010)

Buena presentación la de este primer MCD a cargo de los suecos CHAOSSWORN. Se fundaron bajo el nombre de CRYPTIC DEATH y, tras varias Demos y un EP autoeditado en el 2009, cambiaron de nombre y grabaron una primera Demo bajo la nueva denominación. A juzgar por los datos, esa misma grabación es la que recoge el presente MCD, pero ahora publicada oficialmente por una discográfica.

De los no pocos temas que grabaron en su primera etapa no han conservado ninguno para la ocasión, sino que parten con aires renovados y desde cero, consagrados a una especie de recreación del estilo melódico de los primeros DISSECTION aunque con voces más típicamente Death. El estilo es de lo más asequible, el sonido logrado ayuda bastante en ese sentido y la suma de las composiciones y los arreglos arroja un resultado más que satisfactorio.

Los riffs quizá no sean de antología, pero saben construir temas sólidos y combinan con buen criterio las partes más melódicas con las más maléficas, particularmente en el tercer tema, que da nombre al álbum. Este, en concreto, recorre un par de secciones centrales cambiantes antes de retomar el principio, consiguiendo una notable cohesión a lo largo de sus seis minutos. Los dos anteriores muestran semejantes virtudes y combinación de ambientes, sólo que con tempos más rápidos, y, en general, dejan la misma agradable sensación de querer más.

(Originalmente publicado en Xtreemmusic.com)

sábado, mayo 14, 2011

ECITON- A scent of veracity (2010)

La larga historia de los daneses ECITON está plagada de complicaciones y desgracias: formados con el cambio de milenio, publicaron en el 2005 su primer y meritorio “Oppressed”, que habían grabado dos años antes aún bajo el nombre de INDESPAIR. Entre una y otra fecha había muerto el bajista Søren Maiboe y se había marchado el batería, entrando en la formación el actual guitarrista Thomas Berg y el batería de INIQUITY Jesper Frost. Éste dejó paso poco después a Eskil Frantzen, quien moriría en el 2006 en medio de las sesiones de grabación del segundo álbum y habiendo completado sólo la mitad de sus temas. Con la vuelta de Jesper Frost -y la huida de su primer guitarrista- terminaron el trabajo de estudio y finalmente el disco fue publicado por la también danesa Mighty Music.

Tal sucesión de contratiempos no es relevante sólo porque explique la escasa productividad discográfica del grupo, sino porque está en la base de sus cambios musicales, todos ellos para mejor. Para empezar, de la formación que grabó el primer disco sólo permanece el cantante, pero, aún más importante, si en aquel momento la composición recayó en todos los miembros, ahora es casi en exclusiva Thomas Berg quien se ha ocupado de la misma. Y la diferencia se nota: aquella primera entrega sufría aún de un carácter bastante impersonal y de un aspecto rítmico a veces algo monótono, mientras que ahora la huella del autor se deja sentir con fuerza, aun sin ser un prodigio de idiosincrasia creativa, y rítmicamente huyen de todo síntoma de uniformidad que amenace con volverse aburrida o previsible.

Sus mejores bazas son esa enorme diversidad de ritmos y, sobre todo, el aire pegadizo de muchos de sus riffs y líneas vocales combinado con una brutalidad a prueba de toda sospecha. Beben de la tradición más sólida del Death Metal americano de los 90 y lo actualizan en nueve temas concienzudamente trabajados. Puede que los cambios entre los distintos pasajes no sean siempre muy fluidos y que la combinación de unos y otros parezca a veces algo aleatoria -defecto, por lo demás, habitual en el género-, pero siempre retoman algunas de esas secciones para que el conjunto del tema gane en cohesión. Entre los temas especialmente destacables se pueden mencionar “Lack of interest”, “Manipulated death” -probablemente el que muestra una personalidad propia más marcada- o “Fake existence”.

A todo esto hay que añadir una producción impecable y demoledora, una labor de arreglos solistas interesante -aunque sólo esbozada y algo desaprovechada- y un apartado lírico que se aleja de las saturadas temáticas de ultratumba, asesinatos y cruzadas anticristianas. Por el contrario, se centran en asuntos mundanos y sociales, a través de aspectos como el miedo, las mentiras, la tiranía o la propaganda y títulos como “Neo conservative control” o “Foreign hordes”, y el hecho de que las letras ahora sean obra sólo del cantante les da una especial coherencia. Seguramente el título del disco es ya un anuncio de esta tendencia, aunque no termina de quedar claro qué tiene que ver con la portada. Por último, cabe señalar que también han cambiado el logo del grupo, con la ayuda del propio Jesper Frost.

(Originalmente publicado en Xtreemmusic.com)

viernes, mayo 13, 2011

BEYOND TERROR BEYOND GRACE- Our ashes built mountains (2010)

Este es un gran ejemplo de Grindcore furioso y salvaje pero bien hecho, sin que lo último quiera decir que es especialmente elaborado. De hecho, esto es impropio del género, así que no van por ahí los tiros, y lo que hace diferente este disco es que consiguen hacerlo ameno y variado sin salirse un milímetro de los parámetros del género ni de sus niveles de brutalidad.

Veinte temas, uno más que en su primera entrega del año 2007, en los que utilizan unos materiales muy simples -a veces hasta un tanto pobres- pero explotando a fondo todas sus posibilidades. Es decir, que con muy poco logran mucho, lo que da cuenta de su ingeniosa productividad. La duración de los mismos suele moverse entre uno y dos minutos, aunque un par de ellos pasan de los tres minutos y otros no superan el medio minuto, una prueba más de la aludida variedad.

Por el camino van destripando una música cargada de rabia, tocada a mil por hora y literalmente gritada hasta reventar. Pero también hay lugar para temas donde predominan las partes lentas y pesadas, como “Tumour”, “Coil” o “Fugue”, aparte de que los más largos incluyen cambios de ritmo y secciones en las que el tempo se ralentiza. Además, las partes más veloces no sólo usan blasts, sino también ritmos rápidos en plan Hardcore acelerado al más puro estilo NAPALM DEATH.

La combinación de dos voces es un factor más de diversidad, junto a la inclusión de breves fragmentos con sonidos ambientales. En ciertos discos esto parece una maniobra concebida para rellenar, pero aquí sirven para “oxigenar” la música, para que el oyente no acabe asfixiado bajo el asalto continuo de agresividad sonora, y unido a la alternancia de ritmos consigue que el disco se pueda oír del tirón sin problema, aspecto en el que creo que grupos como ROTTEN SOUND harían bien en mejorar.

Eso sí, luego tienen una salida de tono bastante cuestionable con el penúltimo tema, “Murakami”, que a lo largo de ocho minutos se limita a repetir en plan casi Doom una secuencia de dos acordes -tres en la parte final-, con distintas intensidades y texturas y con unos curiosos ruidos de fondo. Muy bien hecho, la verdad, y además muy interesante y verdaderamente cautivador, pero se aleja del resto del disco en todo, en duración, en estilo, en estructura y en carácter.

El álbum fue grabado a lo largo del 2009 en Sydney y publicado un año después por Obscene Productions en Europa y Deepsend Records en EEUU, y cuenta con hasta cinco invitados a la voz, entre ellos sus compatriotas Jason Peppiatt de PSYCROPTIC y Jarrod Krafczyk, por aquel entonces aún en THE AMENTA. El responsable de los samples en esta banda, Timothy Pope, también les ayudó con los mencionados pasajes ambiental.

(Originalmente publicado en Xtreemmusic.com)

miércoles, mayo 11, 2011

BEYOND HELL- The sleeper awakens (2010)

BEYOND HELL son la enésima banda en la que participa el batería Elektrokutioner, y entre las que hay nombres como ENCOFFINATION, DECREPITAPH y FATHER BEFOULED, aparte de otros muchos. En esta ocasión se hace acompañar por dos músicos más junto a los que da rienda suelta a un Death muy Old-School y de corte simple, con raíces en INCANTATION, POSSESSED o HELLHAMMER, pero que, sin embargo, atesora otros varios elementos.

El principal es un porcentaje relativamente alto de Doom en su estilo, que se muestra ya desde el segundo tema tras la intro, el muy oportunamente titulado “Approaching Doom”, y que permanece en mayor o menor medida a lo largo de todo el disco, alcanzando su máxima expresión y desarrollo en “Embrace the eternal darkness”. Junto a esto llama también la atención un componente melódico en su música, presente sobre todo en temas como “Spawned in the stars” pero que seguirá apareciendo de forma esporádica por aquí y por allá.

Otro elemento interesante es la presencia de unas llamativas guitarras solistas, bastante agudas, con un sonido muy limpio, un timbre nada rasgado y una ejecución pulcra, nítida y diáfana dentro de un estilo por momentos casi neoclásico. Cada cual que juzgue si el contraste le resulta o no interesante, pero como mínimo, y más unido a las anteriores observaciones, abre otras dimensiones para la música del grupo y les hace ganar en matices, al igual que el generoso uso de guitarras acústicas que hacen en el tema-título.

En el capítulo de aspectos reprochables hay que contar la producción, con un sonido seguramente demasiado definido dado el planteamiento musical del grupo y una batería que destaca en exceso sobre los demás instrumentos. Por último, otro factor que juega a su favor es el haber añadido al propio CD el contenido íntegro de su EP “And evil crept through…” también del 2010 pero anterior a este álbum y actualmente ya agotado. Son tres temas y una intro más, en un estilo semejante, que salvan al presente disco del riesgo de haberse quedado algo corto, además de contar con la ventaja de una sonoridad y una atmósfera más primitivas y crudas.

(Originalmente publicado en Xtreemmusic.com)

domingo, mayo 08, 2011

ANGREPP- Warfare (2010)

Primer disco de este grupo sueco formado en el 2006, en una onda ciertamente peculiar, ya que parte de un Thrash sucio y elemental al que añaden un toque canalla, casi punk a veces, y una voz áspera que podría tener cabida en casi cualquier subgénero extremo. Además de todo esto, sueltan de vez en cuando unos riffs con sabor groovy, como en “Dead and destroyed”, o a veces casi con insinuaciones rockeras, caso del principio de “Firebrand” o de un título tan significativo como “Rape Kill Rock’n’Roll”.

El planteamiento general es el de hacer todo lo más simple posible, sin complicaciones ni complejidades, y su baza es precisamente el ingenio mostrado en las ideas que articulan los temas. Riffs sencillos, ausencia de guitarras solistas, patrones rítmicos clásicos y en general una música muy directa. Pueden tener momentos desconcertantes, pero es justo eso lo que mantiene alto el interés, ya que cuando se adentran en terrenos más genéricos, y dada la mencionada simpleza general, el resultado palidece.

En el apartado instrumental destaca la labor del batería Fredrik Widigs, miembro también de SOILS OF FATE y ex-KRAANIUM. Los momentos más llamativos del álbum serían los ya mencionados, junto al tema-título, que incluye una larga sección central pesada, pegadiza y con mucho groove, pero la verdad es que, por desgracia, no hay muchos más, y el disco fluctúa en su capacidad de ofrecer ideas atrayentes y de mantener vivo y constante su interés.

Y sin embargo, en el colmo de las sorpresas, reservan para el final el que probablemente sea el tema más variado y elaborado pero a la vez más violento y hasta brutal, y en el que caben tanto arpegios, armonías inusuales o cambios de ritmo como blasts ametrallados sin descanso. Una muestra del potencial compositivo que parece tener el grupo y un buen final para un disco con resultados irregulares pero con suficientes atractivos para confiar en un futuro mejor.

(Originalmente publicado en Xtreemmusic.com)

sábado, mayo 07, 2011

ANGEL OF DISEASE- Hypercube (2009)

Segundo disco de estos músicos procedentes de Georgia, no del estado norteamericano sino de la antigua república soviética, concretamente de su capital Tiflis, y publicado por el cada vez más poderoso sello ruso Coyote Records. A diferencia de la mayoría de bandas del sello orientadas hacia la brutalidad extrema, ANGEL OF DISEASE practican un Death Metal en las fronteras de lo progresivo, con un enfoque técnico y ciertos tintes melódicos, pero alejado de las limitaciones del género.

Ciertamente, son músicos diestros, la ejecución derrocha precisión, el aspecto rítmico es particularmente elaborado y los temas tienen un alto grado de desarrollo instrumental, pero en ningún caso suenan a que estén intentando lucirse sin más o haciendo acrobacias técnicas, como tantos grupos sumidos en la batalla por demostrar quién da más notas por minuto. Aquí hay sobre todo temas, canciones con sesgo personal e identidad propia, pero concebidas a partir de riffs y frases algo más complejas de lo habitual. La impresión que transmiten es de una fresca naturalidad y una inspiración genuina que seducen desde el primer momento.

El disco renuncia a los excesos en beneficio de la expresividad, y a ello contribuye también la tendencia melódica de muchos pasajes que se vuelven especialmente memorables, como el estribillo de “Trust” o incluso los propios fragmentos instrumentales, como en “I live without sorrow”. Otro ejemplo es la instrumental “In memory of…”, donde no hay alarde técnico, como cabría esperar, sino un tema conducido con sobriedad y sentido clásico y en el que simplemente el papel solista de la voz ha pasado a los instrumentos. O también la labor del bajista a lo largo de todo el disco, ya que en vez de las previsibles cataratas de arpegios a lo MONUMENTAL TORMENT, BENEATH THE MASSACRE, VIRAEMIA o incluso OBSCURA, él se decanta por frases que respiran y que se desenvuelven con total fluidez.

Por todo ello, puede decirse que el equilibrio entre lo técnico, lo tradicional, lo melódico y lo pegadizo ha alcanzado en este álbum un punto prácticamente óptimo, libre del carácter presuntuoso de tantos discos de Tech-Death y del elitismo que demasiado a menudo vuelve incomprensible la música.

(Originalmente publicado en Xtreemmusic.com)

miércoles, mayo 04, 2011

AGAINST THE PLAGUES- Decoding the mainframe (2010)

Este disco, aparentemente el segundo en la discografía del grupo americano AGAINST THE PLAGUES, es en realidad una reedición del primero con un título distinto, tras haber regrabado las partes de batería y haber hecho las mejoras de turno en el remasterizado y la remezcla. Su oferta musical, en cambio, no ha mejorado mucho porque en sí misma parte de una serie de carencias que no se solucionan con un simple lavado de cara.

Principalmente lo que sucede es que el disco es, cuando no previsible, un tanto aburrido. Sus mejores partes son las rápidas, como el propio comienzo del álbum o el tema “In their venomous world”, pero es en ésas en las que el grupo no muestra excesiva personalidad ni aporta ideas demasiado interesantes. Y en el resto, los temas tienden a introducirse en secciones en las que realmente no ocurre nada de nada ni parece que la música avance hacia ningún sitio, como en la parte central de “Renegade manifesto” o en el tema “Order of decay”.

Lo que sí le da algo de amenidad es que el estilo se mueve en un terreno que va del Death al Black, sobre todo por la voz o por ciertos riffs en cuanto a lo primero y con rasgos melódicos o a veces medio sinfónicos en lo segundo. Aun así, los teclados están usados de una manera poco productiva, porque cuando cumplen la misión de crear atmósfera sonando de fondo son terriblemente simplistas, y cuando les adjudican frases principales éstas son las mismas que ejecutan los demás instrumentos, de manera que al final todos repiten lo mismo y el resultado es bastante monótono y da la sensación de estancarse.

(Originalmente publicado en Xtreemmusic.com)